lunes, 21 de mayo de 2012

Todas las cosas que podría contarte...



Hay tantas cosas sobre las que puedo escribir, por ejemplo, sobre mi viaje para visitar a mi abuela de 95 años, que a pesar de que poco a poco su salud se va deteriorando, todavía sigue aferrándose a la vida como pocos, tanto que a pesar de su edad insiste en que nadie le ayude a caminar o se molesta con la sola idea de andar en silla de ruedas porque dice que aun no la necesita, que aun insiste en bordar servilletas y fundas de almohadas para regalarles a sus nietas aunque su cansada vista se lo dificulte, que lo que más le puede de estar en reposo es el hecho de tener que depender de alguien más porque ella aun siente que es capaz de cocinar, lavar trastes, limpiar y hacer cualquier tarea doméstica que le pongan en frente, de sus adorables consejos, a los 18: - "Estudia, forma una familia, cásate, eso es de muchachas decentes"  y yo: - "Ay abue ¿Quién piensa en eso? A los 25. -"Ya debes asentarte, tener hijos, pero cásate, eso hacen las muchachas decentes".Yo: -"Uy, abue, eso no está en mis planes, veremos en 10 años". A los 32: "Bueno ¿Y tú cuándo piensas darme un bisnieto?" Yo: -"este..este...", ahora ya no me dice nada, quizás para ella soy un caso perdido, jeje o de cómo la última vez me dijo muy preocupada: -"Cuídate hija, dios que te bendiga...y ya no bebas mucho"  y yo ¿Peeeeerdooón?!!!, al parecer mi abuela piensa que tomarme unas cervecitas de vez en cuando me convierte en una borracha perdida que debería ir de inmediato a alcohólicos anónimos, jajajaja. ¡Grande mi abuela!

Tal vez podría contar la historia de la gata polizonte, de cómo hubo que sedarla y como en consecuencia casi pierdo a mi adorada Luna de una insuficiencia cardíaca,  un "casi" oportuno que me evitó la pena de ir a la cárcel  y que mi rostro fuera conocido en todo el mundo como "la asesina de veterinarias", de cómo nunca volveremos a su consultorio y cómo desde entonces, aunque ya está bien, "Luna" ya no juega, ni come bien, ni se me acerca como antes,  tanto que siento que ya no es la misma gatita de antes de ese viaje y hasta he tenido pesadillas donde veo muchas gatitas blancas y me lleno de desesperación al no lograr  encontrar a la mía o luego de hacerlo me invade la incertidumbre de no haber tomado a la correcta. De cómo casi participo en una boda arreglada, no, la protagonista no iba a ser yo (aunque mi abuela que más quisiera) sino mi hermosa gatita, que la vieron tan linda que todo mundo la adoró y hasta querían emparentarla con otros ejemplares felinos o de cómo tuve que andar en plan "madre sobreprotectora y asfixiante" cuidando de su castidad o como últmamente me he dado cuenta que he estado hablando de ella a la menor oportunidad mientras ignoro descaradamente la cara de mis amigas que denotan precisamente eso, que les he estado hablando demasiado de ella, aunque debo confesar que también es un poco en plan "una sopa de tu propio chocolate" porque a todos nos ha tocado ser los amigos solteros que tienen que chutarse las interminables anécdotas de esos padres embobados con sus lindos niños, que adoramos, pero que a veces  rayan en la exageración. Tal vez debería contar de como esa familia, con la cual estaré en deuda por siempre por  cuidar a mi abuela de una manera que ni siquiera  mi hermana o yo podremos igualarlo, me trataron como siempre, como princesa, que regresé cargada de plátanos y tortillas hechas a mano, y en un descuido casi me convierten en ganadera...bueno por lo menos en la dueña de una vaca, una vaca pinta que es como la quiero yo.

También podría hablar de cómo perdí todo el dinero de mi renta por descuidada o confiada, y cómo con ello se fueron al caño mis planes para celebrar mis próximos 33 añitos, teniendo que decirle adiós con mucha pena a los go-cars,el gotcha, la celebración con típica comida mexicana, incluyendo tequila y cerveza al por mayor, rodeada de mis compañeros de trabajo al tiempo que Fher, mi director, nos cantaba como solo el sabe hacerlo  canciones de Ornelas y todas las que se nos ocurrieran, para luego irnos a continuar la fiesta al bar donde canta por las noches, así como la salida nocturna al día siguiente con mis amigas para ir a las camaroninas y hablar de tantas cosas que se suelen hablar cuando se reunen un grupo de mujeres con ganas de divertirse,  y hasta tuve que ver como se iba volando, aprovechando una bandada de pájaros, mi tatuaje del principito que tanta ilusión me hacía. Quizás podría hablar precisamente de eso, de mi costumbre recién adquirida de tatuarme cada cumpleaños...o algo así.

Algo que también podría resultar interesante sería contar sobre lo loca que he andado desde que terminó el mes anterior con la celebración del día del niño, las peripecias que tuvimos que pasar para reunir dinero para la celebración, los pleitos entre las madres de familia, al tiempo que tratábamos de no tomarlo con tanta seriedad, haciendo bromas entre nosotros del estilo: "pues, para la próxima que quieran pelear que nos avisen y les buscamos un salón para así poder cobrar y reunir más dinero a favor de la escuela"; o sobre cómo bromeando engañé a mis niños que los pasteles que les llevamos los profesores  para ese día los había hecho yo y cómo se resistían a creer, pero al final resulté tan convincente que pronto se corrió por toda la escuela  la voz de que yo hacía unos pasteles riquísimos, tanto que para la celebración del día de las madres alguna señora sugirió a una de mis compañeras que me contrataran como la pastelera oficial o cómo un niño amenazó con decirle a su madre que me buscará de madrina de pastel para los quince años de su hermana...jajaja ¡por el amor de dios, si yo a penas si sé utilizar el microondas!...bueno, sé hacer más que eso, pero de confesarlo, no podía lograr que mi compañera de trabajo, Candy, que se ha convertido en una buena amiga, nos consienta con sus platillos,  ni me hubiera pasado las vacaciones de semana santa comiendo comida congelada que ella me preparó o que desde entonces se ha vuelto una agradable costumbre reunirnos con todos los compañeros para pasar un buen rato entre comidas (preparadas por Candy por supuesto que tiene tan buen sazón que hasta unos frijoles saben a gloria),a veces también por Magda, cervezas y tequila patrocinadas por mí o Fher, quien también pone el ambiente deleitándonos con su voz, mientras yo soy feliz de que mi casa sea oficialmente el centro de reunión y cómo todos quedamos tan contentos que ahí mismo hacemos planes para la siguiente reunión, de tal suerte que todos los fines de semana hemos tenido algo que celebrar y a veces hasta a media semana.

Podría quizás contar de lo mucho que me divierto con mis alumnos, de todas las cosas graciosas que suelen decirme que me hacen reír tanto que hasta me duele el cuello, de las veces que me cambian el humor en un instante cuando me dicen cosas dulces que me vuelven a poner las pilas, de cómo me gusta que se emocionen porque les llevo helados o les invito refrescos en los días calurosos, de que a veces me siento insegura con su aprendizaje pero luego me sorprendo al comprobar que me han comprendido muy bien el contenido abordado o como también a veces me desespero cuando les llevo materiales, diversifico actividades o hago tantas cosas que nada más me falta pararme de cabeza y al final, como a los sartenes de teflón no se les queda nada (jeje), o de cuánto detesto las manualidades y cómo para la celebración del día de las madres, al final tuve que improvisar algo para tener un detallito con ellas, y para mi sorpresa quedó mejor que si lo hubiera planeado. Y es que siempre he dicho que las manualidades son una manera cara de hacer basura, a menos que se tenga muchísima habilidad, yo las odio,  no son lo mío, me esfuezo y me quedan bien, pero  si por mi fuera las dejaría fuera de la escuela (a las manualidades no a las madres),  por  supuesto que no puedo ni sería ético hacerlo, por eso aunque en mi interior reniego siempre terminamos haciendo algo para las madres. En ocasiones hasta me he desvelado por hacerles un detelle para la celebración, porque me siento mal que si no lo hago, no sé, siento que los regalos de los niños, la comida y los números artísticos de los están bien, pero hace falta algo que le de calidez, algo que le diga a las madres que os maestros también les apreciamos, aunque a veces siento que a ellas les da igual, que no valoran el esfuerzo que hacen los niños, ni los maestros, que en lugar de emocionarse con la participación de sus hijos, van a criticar a la otra madre por no haber hecho un mejor disfraz, cómo baila el niño,  las habilidades artísticas del maestro, si les dieron un buen regalo, si la comida  fue suficente o de su gusto,  etc, etc. A mi eso realmente me desmotiva,  por eso al final, siento que pierdo el tiempo, que mis desvelos son inútiles, porque esa rosa que les he estado haciendo, ese macetero, ese número al que le hemos invertido tiempo y esfuerzo no va a ser apreciado...y no exagero, hay madres que no se tomaron el tiempo para ir a ver a sus niños declamar esa poesía a la que tanto empeño le pusieron. A veces por eso es difícil motivarlos, porque saben que sus madres no van a ir...y yo me pregunto, si a ellas no les interesa, porque en verdad no es que tengan algo más importante que hacer, simplmente no les interesa, ni siquiera asisten a las reuniones ni cuando se les cita para hablar del aprovechamiento de sus hijos, las únicas veces que van es si se trata de algo relacionado con el programa Oportunidades que es un apoyo que les da el gobierno a las familias de escasos recursos para apoyar la educación de los niños, entonces si se les cita 20 veces y en la madrugada, ahi están porque hay dinero de por medio, si para nosotros implica perder tiempo, tiempo que podemos dedicarle a la enseñanza de otros contenidos, si al final implica un gasto, porque aunque nosotros tratamos de que gasten  lo menos posible (ahora para celebrar el día del niño y de la  madre solo se les pidieron diez pesos y lo demás se consiguió mediante gestiones con diversas autoridades, y en mi caso no gastaron en nada en material o en trajes para los niños porque todo lo hice con material que había en el salón y declamaron usando su uniforme) al final se quejan del gasto (aunque el apoyo que les dan es precisamente para los gastos escolares de los alumnos), si a nadie parece importarle verdaderamente, por qué seguimos haciéndolo...tal vez porque si se hace protestan pero si no se hace  son capaces de lincharnos, asi de simple...

Ahora mismo hay un dejo de amargura en mí, pero así es como me siento, trato de no estar predispuesta con los padres, intento ver desde su punto de vista, pero a veces es difícil, es como estar predicando en un desierto. A veces me pregunto si no seré yo, que estoy más decepcionada de los padres de lo que acepto. Tal vez para otros sería mejor así, tener padres que no den lata, porque los míos ni para bien ni para mal, aunque unos si que están ahí al pie del cañon, son los que salvan el honor de los padres y hay otros (afortunadamente pocos) que sólo van a quejarse, a justificarse, a echarnos la culpa del poco aprovechamiento de sus hijos,  a comentar a espaldas del maestro, pero que por lo menos al final están ahi, haciendo acto de presencia, pero esos que ni para bien ni para mal, me desesperan. Al final, aunque trato de que no influya en mi trabajo debo confesar que siento que los padres no valoran nuestro esfuerzo, ni apoyan ni nada, ni siquieran son agradecidos, que lo único que quieren es que sus hijos saquen buenas notas y que los maestros no les molesten para nada. Otras me digo que probablemente es mi actitud, que estoy predispuesta, que debo mejorar mi manera de relacionarme con ellos...luego me doy cuenta que  todos los compañeros se quejan del mismo mal y ya no sé que pensar. A veces, los padres, esos que parecen no enterarse de nada tiene gestos bonitos, como hacerle una fiesta sopresa a los maestros por su día, que en México fue precisamente el día 15 de mayo, también me ha tocado esa parte. En esta ocasión, mis alumnos por ejemplo me llevaron unos cuantos regalitos, más que el valor de lo que me dieron (chocolates y bombones), lo que valoro es  que se acordaran, que ocuparan  el poco dinero que les dan para comprarme un obsequio. A una de mis compañeras una madre le hizo una Carlota, a otra le regalaron rosas, a otro  tarjetas, calcetines, desodorantes y cositas asi, icluso tres madres del grupo de sexto grado nos celebraron a todo el personal con un rico desayuno, esas madres son así, cualquiera que sea el maestro que les toqué a sus hijos, siempre le celebran el cumpleaños y el día del maestro. Esos detalles, hacen que se borren los malos recuerdos.

Hasta podría hablar de mi reciente paseo a un bioparque en el estado de México que organizó la esposa de Fher, mi compañero, de las diez horas de viaje, y lo bien que la pasamos con Candy y la pequeña Candy, una niña con una eterna sonrisa y unos preciosos ojos grandes y verdes. De la ilusión que nos hace llevar a nuestros alumnos ahi, de como estamos gestionando para que los políticos que andan en plena campaña nos obsequien el viaje o  tal vez, podría exagerar contándoles como con todo el ejercicio realizado regresé casi, casi con piernas de supermodelo...o hasta el cuerpo, porque siendo sinceros, la cara ya la tengo, jajajaja. También podría hablar de mi modestia (jeje) o de mi recién adquirida actitud de no tomarme en serio casi nada, ni siquiera  a mi misma, y con esto quiero decir, mi rechazo a hacer de mi vida un drama constante, por muy mal que estén las cosas en mi vida diaria, tanto que ni siquiera quiero hablar de ello en el blog,  de cómo siento que mi incapacidad de sufrir se agotó hace algún tiempo y cómo ahora ando con una actitud "zen" que muchas veces me deja asombrada, no es que no me afecten las cosas, es sólo que me afectan por un período de tiempo muy breve, tan breve que a veces ni tiempo me da llorar, que al final termino  repiténdome esas palabras tuyas de "anda, demuestra que te encanta sufrir, que esto que te pasa te queda que nikelado, ¡espabila, pequeña, que no eres en el mundo la única que sufre!", luego me dejo de dramas, analizo las cosas con mayor detenimiento y trato de encararlas con toda la madurez posible.

Ya poniéndome en plan soplón, podría hasta contarte cómo van mis planes de ese tour europeo que pienso realizar en verano si no se me presenta algún contratiempo, de lo ilusionada que estoy y como me paso muchas noches revisando páginas de agencias de viajes, comparando itinerarios, convirtiendo divisas de euros a dolares, de dolares a pesos, haciendo cálculos y demás. De cómo mando mi dieta a freír espárragos y cómo la vuelvo a retomar, tanto que una amiga sin intención ha hecho un chiste tipo "era tan gorda tan gorda que para dejarla volar en avión la pusieron a dieta", de cómo hemos dejado de ser amigas... jajaja, no es cierto. De la ilusión que me hace conocer a mi amigo Mikel, ese con quien durante tres años nos hemos estado escribiendo mails casi cada semana, ahora cada mes, pero que aun así nos seguimos contando todo; de todos los planes que tenemos pendientes, como ir a tomarnos unas sangrías, recorrer el rastro, el palacio de cristal y todos los bares de Madrid, ir al casino y aprovechar para tomarnos una buena copa de Cava o recorrer los jardines de Aranjuez, tal vez hacer todas aquellas actividades terminadas en "ing" de las que tanto hemos hablado, de ese encuentro con nuestra amiga "Mary", de las ganas que tengo de canjear esos abrazos, besos y apapachos virtuales que nos hemos enviado o de llevar ese billete de 20 pesos para que me enseñe a formar "te amo" con él como alguna vez me prometió o yo de darle el billete de 50 pesos que confundí poniéndole que sería de 50 besos, de cómo luego de contar esto tengo que aclararle a mis amigas que él tiene novia y que sólo somos amigos, amigos de verdad, para que dejen de armarse películas románticas en la cabeza o dejen de pensar que el hecho de que siempre he manifestado el deseo de vivir en España esté relacionado directamente con esas amistades, tanto que hasta me digan que tienen la corazonada de que no voy a regresar de este viaje, imagino que piensan que como buena película romántica, un europeo quedará prendado de mi belleza e inteligencia y no me dejará regresar a México si no es con un anillo en la mano y papelito firmado, alguna hasta me ha dicho: " es que tú no sabes, pero la piel morena vuelve locos a los europeos" , por supuesto luego de la seriedad con la que me lo dijo todas terminamos botadas de la risa. Quizás debo disculparme a nombre de ellas con todos los europeos que puedan llegar a leerme, pero en su defensa tengo que decír que deben ser reminiscencias de la historia de "La Malinche" que se les ha quedado grabado en el código genético, que probablemente de niñas vieron demasiadas veces Pocahondas o es  que se mueren por verme con feliz con una pareja, aunque yo no dejo de tener esa sensación de ser una especie de cazador o depredador en busca de inocentes animalitos, ¡oiga usted, que no estoy tan desesperada!...bueno, eso creo...pero por si me equivoco y resulta que mis amigas son grandes pitonisas, mejor me pongo a dieta, jajaja....otra cosa que me preocupa es que eso de que tienen la sensación de que no voy aregresar sea más bien una premonición estilo "Destino Final" u "Hostel" y teman decírmelo abiertamente a sabiendas que me sé al dedillo las mencionadas películas, xD.

Ya poniéndonos en un plan más serio, podría contarte de cómo a veces me siento como si estuviera tirando palabras al aire, sin ser verdaderamente escuchada, y amenaza con volver esa sensación que hace tiempo sentía desterrada de mi vida, esa sensación de profunda soledad, de estar rodeada de gente pero completamente sola, de no tener un cariño verdadero. Trato de poner buena cara, de no caer en ese estado dramático de "nadie me quiere, todos me odian, mejor me como un gusanito" porque sé que no es así, y a veces me siento mal por sentirme así, sin verdaderos amigos, porque también es cierto que en los momentos difíciles mis amistades ha estado ahí brindándome su apoyo, aunque sea a la distancia, pero sucede que en el día a día no siento queocurra así. He tratado de cambiarlo propiciando yo las situaciones y siempre lo pasamos bien, pero a veces me embarga la tristeza porque siento que cuento más con mis compañeros de trabajo que con mis amigos, que con ellos hacer cosas no resulta tan difícil, que no tengo esa sensación de que casi necesito concertar cita, ser yo la que invita o la que siempre hace los planes, pero es inevitable, sobre todo cada vez que se acerca mi cumpleaños y aun sigo deseando secretamente esa fiesta sorpresa, mientras sigo dicéndole a los demás que no me importan tanto los cumpleaños para disimular el hecho de que nada sucede si yo no lo planeo. A veces me pregunto si tal vez  se debe a que no soy tan buena amiga como creo o si en realidad somos menos amigos de lo que pienso, si el tiempo y la distancia han erosionado nuestra amistad, si tiene que ver con mi persona, con la personalidad que muestro al mundo, porque también con mi familia es así, a pesar de que yo siempre trato de festejarles sus cumpleaños, de hacerles sentir que no me olvido de ellos, el día de mi cumpleaños todos parecen olvidarlo o quizás piensan que no me importa, que como yo tengo mejores ingresos, no hay nada que ellos puedan darme o nada que yo necesite, como si eso realmente me importara. Me pregunto si no me estaré mostrando demasiado autosuficiente, demasiado fuerte, tanto que las personas parecen creer que no necesito afecto, que como dices tú, yo también me espabilo sola, aunque es verdad que lo hago, esa afirmación no es totalmente cierta, porque también necesito que me mimen aunque a veces haga como suele hacer mi "Luni", que pretende que no quiere ser mimada y luego termina en la cama acurrucada junto a mí sin que nadie la llame. Luego, regreso a mi vida diaria, desecho esos pensamientos y vuelvo a estar bien, verdaderamente bien, hasta otro cumpleaños en que se me escapan de nuevo mis demonios, como si de una caja de Pandora se tratara.


Podría escribir de todas esas cosas, pero sabes, al final de lo único que tengo deseos de hablar es de ti, de nuestra historia, de cuánto te quiero, de cuánto te estoy extrañando, de ti, de ti y sólo de ti...intento no hacerlo aunque me es dificil evitarlo, porque no quiero que este blog se vuelva un santuario dedicado a ti,  ya hay en mis laps, en mis libretas de notas, en todas partes demasiados escritos sobre ti, hasta existe un blog más personal (que es como mi diario on line, un sitio solo para ti y para mi) donde acudo para desahogarme sin tener que aturdir a los demás hablando de ti. Por eso  prefiero no escribir, porque ya ocupas demasiados espacios de mi vida, porque ya te he dedicado muchas entradas incluso en este,  tantas, que no quiero que también termines apropiándotelo, pero lo cierto que son precisamente esas entradas las que más me gustan, porque en ellas pongo todo mi corazón, porque son esas en las que siento que a pesar de hablar de ti, es donde mejor  hablo de mi y plasmo quien soy yo verdaderamente, lo que siento y pienso, mis sueños, mis ilusiones, mis temores, por eso sé que tarde o temprano habrá más entradas aquí sobre ti, aunque trate de evitarlo, porque tratándose de ti soy débil y todo lo que mi parte razonable me dice se va por el caño, ignorando también a esa vocecita en mi interior que me repite constantemente lo que decía Samantha en la película "Sex and the city", eso de tener la sensación de que me estoy  perdiendo, permitiéndome pensar más en ti que en mi misma.

7 comentarios:

  1. Sí que te has despachado a gusto!!! Tu abuela es una crack, no te preocupes por Lunita que seguro que se recupera prontito y vuelve a hacer todas sus travesuras. Todos hemos sentido a veces que estamos solos o que nuestro trabajo no es como debería ser. Ánimo con eso. Céntrate en ese viaje que tanto deseas hacer (y si vienes a Madrid, avisa!!!). Y del amor... ¿qué decirte del amor? Un besote, guapetona!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo creer que hayas leído esta entrada completamente y tan rápido, una disculpa por lo largo pero sobre todo porque despues de publicar sigo modificando cosas. Y si, me he despachado a gusto, tenía tantas cosas acumuladas como para cinco o diez entradas, que una vez que comencé a escribir, salieron desaforadamente y se han juntado en este kilométrico post. Sólo por haber realizado la titánica tarea de leerlo completo voy a crear un premio especial para ti. Un abrazo y si, sería agradable desvirtualizarte.

      Eliminar
    2. Uy, qué honor, un premio exclusivo!!! Yupiiii. Y repito, si vienes a Madrid me mandas un correíto y arreglamos algo. Besotes!!!

      Eliminar
    3. Si, ya verás, será un premio muy mono y lo nombraremos "premio alter ego"...Oh, oh,ya se me ocurrió otro!, jajaja. Ah y por supuesto, si voy por allá, por lo menos un café nos tomamos...lástima que no te quedaste con la señora pepitoria, porque sino tb sería "pollo a la pepitoria" (lo que sea q eso sea, jajaja.

      Eliminar
  2. ME GUSTÓ MUCHO... LUCHA POR TU SUEÑOS!!!! Y COMO DICE NUESTRA AMIGA MADRILEÑA TODOS NOS HEMOS SENTIDO SOLOS PERO CUANDO ESOS DEMONIOS SE VAN VOLVEMOS A ENCONTRAR EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA... TE PROMETO QUE YO TE HARÉ UNA FIESTA SORPRESA ALGÚN DÍA NO IMPORTA QUE ESTÉ LEJOS YA VERÉ COMO HACERLE Y PARA TODA REUNIÓN SIEMPRE HAY ALGUIEN QUE ORGANIZA A LA GENTE NO TE SIENTAS MAL POR HACERLO TU ESO SI QUE LOS GASTOS SEAN EQUITATIVOS (DIGO ESTA CRISIS NO ESTA PARA DESPILFARRAR) Y CUANDO TE ENCUENTRES EN ESOS DÍAS DE VERDAD NO DUDES EN LLAMAR O MANDAR UN MENSAJIN ENTRE DOS LA SOLEDAD YA NO EXISTE TE QUIERO MUCHO

    ResponderEliminar
  3. jajajaja se me olvido ponerle siiiiiiiiiiiiiiii =P

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...