domingo, 1 de septiembre de 2013

A PROPÓSITO DE LO QUE SUCEDE EN MÉXICO CON EL MAGISTERIO

¡Hola! Me da gusto volver a mi blog y mucho más volverles a leer. Pero hoy me voy a poner un poco más seria y les voy a hablar de un tema que ocupa mi mente en estos días: La situación de los maestros en México.

Lo que voy a decir es mucho y comprenderé que no lo lean completamente, pero siento necesidad de decirlo porque precisamente hoy hace dos años estuve a punto de ser secuestrada en mi centro de trabajo, y comenzó para mí una época de terror de la que pensé no saldría con vida. Hace dos años también desapareció un compañero maestro, víctima de la delincuencia. Mañana tendrá también dos años de que el magisterio se unió para exigir a las autoridades nos informaran su paradero y nos trataron como a delincuentes, quisieron provocarnos, agredirnos y los docentes, entonando nuestro himno nacional resistimos y no desistimos, aun así, seguimos sin saber qué suerte corrió nuestro compañero. Agradezco de antemano su visita.


En respuesta a los medios de comunicación que dicen que los maestros “no negocian, intimidan”.


"Tal vez  hay miles de profesores marchando, tomando calles, dejando sus centros de trabajo y a miles de niños sin clases, pero ¿no les parece ligeramente sospechoso que sean precisamente los profesores de los estados más pobres de este país?  ¿No se les ocurre ni por un segundo detenerse a pensar por qué hay miles de maestros indignados, arriesgando su trabajo y hasta su integridad física para manifestarse a pesar de las amenazas, de los cientos de policías que un gobierno que se dice democrático, pero que no es más que una burla para todos los mexicanos y una auténtica dictadura, ha colocado para callarlos, en una actitud represiva que a muchos nos trae a la mente el movimiento del 68?  ¿Saben por qué están ahí esos a los que ustedes tildan de delincuentes, flojos, poco profesionales, enemigos de la nación? porque están cansados de las condiciones en que deben realizar su labor, están cansados que se les crucifique, agreda, calumnie sin posibilidades de defenderse, porque ustedes, los medios de comunicación, que tienen la labor de informar al pueblo de manera objetiva, aprovechándose de su poder, han iniciado una campaña de desprestigio al magisterio para favorecer  intereses mezquinos de sus patrones y de un presidente inepto, ignorante y autoritario que ostenta ese título gracias a la delincuencia y corrupción  que existe en este país y de la que ustedes, como tantos otros que hoy nos atacan, son cómplices.

Tal vez los maestros están hoy complicándoles sus ocupados días, arruinándoles el paisaje con su presencia,  afectándoles sus intereses,  y lo hacen, porque desafortunadamente es la única manera en que los gobernantes corruptos atienden las demandas de sus ciudadanos. Lo hacen porque en este país si no se toman calles, si no se hacen plantones, si no nos ven indignados no nos toman en cuenta. Si esos medios de comunicación y sus periodistas que hoy nos atacan realmente fueran objetivos y tuvieran un ápice de ética profesional, así como se toman el tiempo de buscar opiniones e información que desacreditan a los profesores mexicanos,  también mostrarían a la sociedad las condiciones laborales en que trabajan los docentes  (y estudian los niños) de este país.


Que sí, que los medios expongan a los que hay que exponer:  a los corruptos, a los que compran sus plazas, a los que hacen trampa en los exámenes, a los que faltan o no cumplen con su trabajo, a los que abusan de su autoridad, pero que también escriban de aquellos maestros que no solo cumplimos con nuestras responsabilidades sino que hacemos el trabajo de seis, porque en México, tal vez ustedes no lo sepan, todavía hay escuelas con un solo maestro que atiende todos los grados y hace el trabajo de un director por un mismo sueldo, hay maestros con grupos de 40 o hasta 50 alumnos, que mientras el gobierno se vanagloria de la gratuidad de la educación somos los docentes los que asumimos ese costo, pues de nuestros bolsillos sale para comprar material didáctico, para transportar los libros a nuestras escuelas, los gastos de las gestiones antes las autoridades, autoridades que dicho sea de paso, antes que beneficiar a una escuela benefician a iglesias o a otros organismos que cuenten con muchos agremiados, porque esos les generan votos, en cambio, los maestros y los niños somos para ellos ceros a la izquierda, porque los niños no votan y los maestros no les rendimos pleitesía.

Hablen, investiguen, entrevisten  a especialistas que les expliquen por qué es imposible, injusto y una auténtica estupidez exigirles a los profesores resultados de un país de primer mundo cuando vivimos en un país con 60 millones de pobres, que a su vez viven sumidos en la ignorancia, siendo utilizados por los políticos e idiotizados por los medios. Expliquen a la sociedad por qué es una desfachatez culpar a los docentes  de la podredumbre de un sistema que las mismas "autoridades" han corrompido y utilizado para sus fines políticos. Que esos señores especialistas les digan por qué no es ético culpar e incitar al odio en contra de los maestros, cuando el proceso de enseñanza y aprendizaje depende del alumno, del profesor, del padre de familia, del contexto y las autoridades, que está comprobado que el ambiente incide directamente en los resultados académicos y en el comportamiento de los individuos,  que una de las razones por las que en Finlandia obtienen buenos resultados es porque ahí SI se valora a sus profesores, mientras que aquí, porque se les ocurre manifestarse para defender sus derechos se les tilda de delincuentes, de flojos, de revoltosos.

 Que los medios y todos sus intelectuales, los políticos y aquellos que hablan para denostar a los maestros, solo porque tienen el privilegio de tener enfrente un micrófono, les digan a todos los mexicanos cuándo han tenido ellos que caminar horas bajo la lluvia y el fango, entre maleza, víboras o bajo el sol para ir a su centro de trabajo, que les expliquen dónde han estado ellos, los políticos y las autoridades, cuando han muerto o han sido secuestrados maestros cuyo único delito es haber ido a trabajar, donde están los medios y los especialistas para protestar por los maestros y los niños que enseñan y aprenden en escuelas llenas de carencias,  en  condiciones insalubres,  rodeados de violencia, entre balaceras y ejecutados que los delincuentes van a tirar a sus localidades. No leo en ningún medio algún artículo hablando de que los maestros no tenemos derecho a guarderías, ni a un crédito para vivienda, derecho que se supone que todo trabajador asegurado tiene. No he visto medios de comunicación hablando de los maestros que si trabajamos, los que incluso vamos a nuestras escuelas los sábados, los miles que estuvimos en los cursos de actualización a contraturno o en fin de semana durante meses, los que cuando dicen que suspendemos clases en realidad estamos reunidos  en academias y/o en Consejo Técnico organizando acciones para beneficiar a nuestras escuelas, para hacer lo que las autoridades eligieron no hacer: mejorar su infraestructura y sus resultados académicos. Dónde se habla de los que llegamos media hora antes de nuestra hora de entrada y nos vamos 1, 2 y hasta 3 horas después de nuestro horario de salida sin que por ello nos paguen tiempo extra. Dónde existe algún artículo que siga el día a día de un maestro, en el que  se informe a  la sociedad que la labor de un maestro no termina en sus aulas, que se lleva el trabajo a casa, que se desvela buscando la manera de lograr los objetivos que le marcan a pesar de las carencias. Dónde están las estadísticas hablando de los maestros que aprueban los exámenes, los que obtienen los mejores resultados en las evaluaciones a sus alumnos. Dónde se dice que el sistema educativo, la educación de los mexicanos, es la prostituta de los gobernantes, puesto que todos les echan mano y hacen lo que quieren con ella cada sexenio mientras se llenan los bolsillos a manos llenas, debido a que no hay un verdadero  plan a largo plazo, y los maestros hemos sido tratados durante muchos años como títeres que seguimos sumisos los cambios de dirección de cada nuevo gobierno.

Han escrito mucho  sobre los maestros estos últimos días, sin embargo, son pocos los que han informado con objetividad, la mayoría escriben artículos que son un vivo ejemplo de una falacia que se conoce como el argumento "ad hóminem " y que consiste en afirmar que el argumento de alguien es erróneo sólo por algo acerca de la persona, no por problemas en el argumento en sí, por ejemplo "«Thomas Jefferson decía que la esclavitud estaba mal. Sin embargo, él mismo tenía esclavos. Por lo tanto se deduce que su afirmación es errónea y la esclavitud debe de estar bien.»

PUEDE SER QUE LOS MAESTROS NO SEAN UN DECHADO DE PUREZA, PERO ESO NO SIGNIFICA QUE SUS DEMANDAS NO SEAN JUSTAS.

Yo no soy un profesor perteneciente a la organización que hoy está allá en la Cd. De México manifestándose, pero aunque haya aspectos en los que no coincido con ellos, los apoyo, porque yo, como ellos y miles de maestros que seguimos trabajando, estoy a favor de la necesidad de una reforma educativa que tome en cuenta la realidad de esta nación, que incluya los puntos de vista de los maestros que somos quienes la llevamos a cabo y conocemos de primera mano las necesidades de nuestras escuelas. Estoy a favor de una reforma que le exija a cada quien lo que le corresponde, y eso incluye a los padres de familia, a las autoridades y a la sociedad  en general y no solo a los maestros. Estoy a favor de una evaluación justa, diseñada para evaluar las competencias docentes y mejorarlas, no una, cuya única finalidad es lograr que estos reprueben para justificar sus despidos sin indemnizarlos. Estoy a favor de una reforma laboral que haga que las autoridades cumplan con su responsabilidad de brindar un servicio médico de calidad, oportunidades de vivienda digna y condiciones laborales justas no solo a los docentes sino a la sociedad en general. Estoy a favor de una reforma educativa que mejore los centros de trabajo, los equipe con los recursos didácticos necesarios, ofrezca oportunidades de actualización docente en instituciones de calidad porque  si, su reforma en papel es muy bonita, pero en la realidad, solo castiga a los docentes y libera de sus deberes a los gobernantes.

CUANDO HABLEN DE ESO, HASTA ENTONCES PODRAN LLAMARSE PERIODISTAS Y AFIRMAR QUE INFORMAN A LA SOCIEDAD."

2 comentarios:

  1. Ole!!! Reconozco que no estoy demasiado enterada del conflicto pero espero que tengáis éxito en vuestras reivindicaciones. Los maestros en zonas rurales o deprimidas de Latinoamérica siempre han sido personas de lo más sacrificadas y, si a eso le sumamos el problema de violencia que existe en tantas partes de México, deberían haceros un monumento. Mucho ánimo y un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu ánimo. Las cosas en este país son complicadas, y da una rabia saber que siendo un territorio lleno de riquezas, estas estén tan mal distribuidas y no conforme con eso, esa gente sin escrúpulos, como lo es la clase política, aun sigan buscando más formas de oprimir y empobrecer al pueblo. En fin, uno sueña con cambiar el mundo pero muchas veces ese mundo no desea ser cambiado. Saludos y perdón por no responder antes, solo que he andado con los ánimos muy, muy bajos.

      Eliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...