miércoles, 5 de diciembre de 2012

Elecciones

Me dices que te duele que ponga en duda lo que sientes, que me respetas, que jamás te cruzaría por la cabeza siquiera pensar mal de mí u ofenderme, que me consideras una bellísima persona, que me tienes en alta estima, que sientes un profundo cariño y respeto por mí, que me quieres, que siempre lo has hecho, que son las circunstancias, quizás tu cobardía, lo que nos separa; que conocerme desmontó lo que era tu vida hasta entonces, que has soñado tanto con aquella foto que si estuviera impresa ya la habrías desgastado, que aún sueñas con poder estar juntos algún día. Me hablas del amor y el respeto que sientes por mi, pero no lo siento, no sé dónde está ese amor, ese respeto, en qué consisten. Dicen que cuando alguien quiere, la otra persona lo sabe, el amor se nota, que de un modo u otro, quien ama, se asegurará de que el objeto de su afecto lo sepa, y yo ahora mismo no me siento amada, a veces ni siquiera siento ser alguien especial para ti, no siento que te  importe realmente entender lo que me molesta, lo que me lastima, lo que siento, esa es la triste verdad. 

Creo que una relación, cualquiera que sea, debe ser recíproca, porque si no, una de las partes termina herida, y durante bastante tiempo me he sentido así. He dejado que mi felicidad dependa de ti, de las decisiones que tomes o no, de lo que estés dispuesto a darme, pero eso ya no puede continuar, ya no estoy dispuesta a dar más de lo que reciba, ya no estoy dispuesta a seguir esperando en vano. Así que ejerzo mi derecho a elegir.

Y elijo no comerme la cabeza pensado qué significan tus palabras cada vez que coincidimos.
Elijo declararme analfabeta del amor y dejar de leer entre líneas. 
Elijo no vivir adivinando tus estados de ánimo.
Elijo dejar de intentar en vano conocerte, descifrarte, derribar los muros que me impiden llegar hasta ti.
Elijo dejar de sentir que vivo del algún modo persiguiendo este amor tuyo, que primero me busca con insistencia y después es como un animalito salvaje que se escapa al menor intento de acercamiento.
Elijo dejar de angustiarme pensado en que un día  no vuelvas más.
Elijo no vivir adivinando lo que sientes por mí, preguntándome si aún me quieres.
Elijo no responder a tu cariño, a tus demostraciones de afecto mientras siga siendo así, indefinido.
Elijo no seguir permitiendo que desestabilices mi mundo, entrando y saliendo de él cada vez que quieres.
Elijo no odiarte, pero tampoco darte amor
Elijo no sufrir más.
Esta vez, me elijo a mi por sobre ti.
Elijo quedarme con lo que dijiste una vez “mira donde estás tú, y dónde estoy yo, y piensa en lo que eso significa".

Y pienso en el tiempo que ha pasado, en lo que hemos vivido, dónde estás tú, dónde estoy yo, en dónde estamos después de casi cuatro años, y la  respuesta que obtengo es que no puedo ni deseo seguir esperando, que estoy sola en esto, que insinúes lo que insinúes, esto no se parece siquiera al amor, si acaso a una amistad. Entenderás entonces que si partimos de la base de que no hay nada entre nosotros, solo una amistad, las reglas cambien. Creo que en estos años que hemos compartido sabes lo que soy y lo que no, para mi, en algunos aspectos no existen los grises, y este es uno de ellos. Mantengo una actitud abierta, pero cuando los sentimientos entran en el juego, para mi solo se puede ser pareja o amigos, nada más. Y a ti te quiero, por tal razón, tú y yo no somos ni seremos jamás una versión light de follamigos, somos amigos o no lo somos, estamos en una relación o no lo estamos. No puedes esperar que me comporte contigo como antes, ahora solo tenemos una relación de amistad, la cual trae consigo nuevas reglas. Con mis amigos comparto intereses, sueños, preocupaciones, charlamos, hablamos de trivialidades, de cosas profundas, nos reímos juntos, nos apoyamos, nos consolamos, nos damos ánimos, pero nada más, no acepto ninguna insinuación sea del tipo que sea que implique algo más que un sentimiento de fraternidad, cualquier otra cosa que cruce esa línea, me molesta, me incomoda, me hace sentir usada, defraudada, y por mucho que te quiera o que me quieras, que te desee o me desees, que no lo entiendas, que insistas aunque sea apenas con una leve insinuación, lejos de halagarme me hace sentir irrespetada. Lo que vivimos, tuvimos, hicimos en el pasado, es eso, pasado, y seguirá siendo así mientras el presente no cambie. 

Me ha llevado mucho tiempo y esfuerzo llegar a este punto, poner en orden mi cabeza, mis emociones, entender y aceptar lo que sucede entre nosotros, he madurado mucho desde entonces, sigo aprendiendo de mi, de lo que quiero, de lo que siento. Ahora estoy bien, he dejado de sufrir, por eso mismo no puedo permitirme volver a lo de antes, volver a complicarme la existencia y aunque te quiero mucho, mientras no escuche de ti lo que sientes verdaderamente, mientras no tengas claro lo que soy en tu vida, lo que somos, he decidido vivir mi vida como si no lo hiciera. Si esto no puede ser más que una relación de amistad, entonces yo me guardo mi amor, mis sueños y todo lo que conlleva, pero también tú te guardas tus comentarios, recuerdos, sentimientos, emociones, pensamientos, insinuaciones y demás, que vayan más allá de la amistad. No los necesito y no los quiero. No, bajo estás circunstancias.

12 comentarios:

  1. Qué bonito y qué duro también. Pero al menos, siempre quedará la amistad. Siempre digo que eso es mejor que nada.
    Besos, Valeria!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ser amigos es bueno, no entra en mi cabeza odiar a alguien a quien he querido tanto, por eso he hecho un gran esfuerzo por entender esta situación, sin embargo, lo que me puede es que las cosas no estén claras, porque mi corazón es un tonto que no hace caso a mi cabeza, y basta una tarde bonita recordando viejos tiempo para volver a perderse, por eso intento marcar los límites, para protegerlo.

      Eliminar
  2. Hay que ser valiente para tomar una decisión así, aunque a veces no quede más remedio, porque el corazón es terco.

    Tienes que escuchar esta canción: LBQ - Ya no. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío es terco y lo que le sigue, por algo llevo tanto tiempo así. Escuché la canción, me gustó la voz de la chica y esa frase "amor eso digo yo eso dices tu pero no lo veo", aunque si pienso ahora mismo en una canción que pueda describir lo que siento es Barely Breathing de Duncan Sheik, posiblemente porque recién la escuché.

      Eliminar
  3. Espero que él cumpla su parte y si no lo hace, que tú tengas la fortaleza de pasar de él.

    *Me ha encantado esta carta, hasta he pensado en guardármela para cuando la necesite, con tu permiso por lo del copy right ;) Es buenísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo espero realmente, aunque una parte de mí siente cierta desconfianza, porque aunque mi cabeza es una lista que sabe lo que tiene que hacer, mi corazón es un tonto y además necio, pero ya me encargaré de ponerlo a raya. Por otra parte, espero que no la necesites nunca, pero si de algo sirve, con confianza puedes copiarla, xD.

      Eliminar
  4. Hola Valeria.
    Ojala el cumpla lo que dijo y si no es así, ya has dicho lo que harás.
    Me gustó tu gran confesión.
    Un beso cielo! May R Ayamonte∞

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola May, yo diría que ojala yo cumpla lo que digo. Besos también para ti.

      Eliminar
  5. Hola, no podia pasar sin dejar de felicitarte por lo bien que escribes, tu relato me llevo por lugares impensados de mi memoria, me hiciste volver a sentir cosas que habia olvidado,
    mis saludos y mi admiracion

    ResponderEliminar
  6. Hola, has hecho una buena eleccion, nunca hay que dejar que nada ni nadie tenga poder sobre nuestra vida como para arruinarla, cambiarla, modificarla, nosotros podemos elegir, y siempre tenemos que elegirnos a nosotros primero, por que desde alli podemos dar un buen amor,
    saludos y te felicito por lo bien que escribes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.Creo que lo que a veces se necesita es el valor para aceptar que las cosas ya no serán nunca más como antes por mucho que uno lo desee. No creo en tener que decir adiós definitivamente a una persona u odiarle para superar lo que una vez se sintió, pero si creo en marcarse límites y aunque cueste, aunque uno tarde mucho, un día comenzar a respetarlos.

      Eliminar
    2. Exactamente, vas por el buen camino, todos sabemos que es dificil, nadie dice que se soluciona todo en un segundo y que dejamos de sufrir.. hay que aprender a llevar lo que nos toca, aprender de ello y poder seguir adelante, Saludos y gracias por la respuesta!

      Eliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...