viernes, 7 de septiembre de 2012

Abdución

 "Desde los años cincuenta, los relatos de abducciones suelen incluir la descripción de una sala semejante a un laboratorio en la cual los extraterrestres realizan algún tipo de experimento o investigación sobre el individuo secuestrado.

El relato (subjetivo) del secuestro suele incluir la idea de que el mismo estaría precedido por la pérdida de la voluntad y de la conciencia en el instante anterior al momento del transporte.

Quienes refieren haber sido víctimas de una abducción aseguran que durante el rapto habrían padecido un lapso importante de «tiempo perdido», es decir, la sensación de haber pasado un tiempo prolongado, pero sin poder recordar casi nada de ese lapso transcurrido. El interior de la nave a la cual serían conducidos los abducidos por lo general es descrito como una sala redonda, con cúpula, iluminada por una luz difusa que parece salir de las paredes y del piso. Tras ser retornados de la abducción, algunos comentan tener alguna anomalía en su organismo, tales como la presencia de objetos metálicos dentro del cuerpo." 
Wikipedia



Él tenía 26 años. Era joven, lleno de vitalidad, era como el aire de la mañana que te anima y llena de buena vibra. Siempre sonreía. Todos lo querían. Amaba lo que hacía y ayudaba para que los demás también lo hicieran. Todos los días te saludaba al llegar y nunca se iba sin despedirse, sin sacarte una última sonrisa. Era siempre  la misma agradable rutina, hasta un punto tal, que la jornada en la oficina no comenzaba ni terminaba realmente, si no aparecía él. Pero un día ya no volvió.  Se desvaneció, la oscuridad se lo llevó. Al principio el mundo se detuvo, todo se volvió silencio, todos se sintieron perdidos, como si una densa niebla invadiera el ambiente, luego vino la rabia, y el silencio se volvió murmullo y el murmullo gritos, gritos que paralizaron por cinco días seguidos la ciudad. Días de llanto, de dolor, de impotencia, de marchas bajo el sol, piel quemada y  pies heridos por tanto caminar, y luego de nuevo el silencio, el miedo. Entonces todos se encerraron tras aquella gran puerta de madera y no volvieron a mencionarlo más, y no sé por qué. Tal vez porque duele tanto, tal vez porque negando lo que pasó es más fácil sobrellevar el miedo o tal vez porque temen que pronunciar su nombre sea como lanzar un conjuro que sea capaz de desatar la puertas del mal y traer de nuevo la oscuridad. Es tan extraño, pero nadie lo menciona, no es como si se hubiera ido, sino más bien como si nunca hubiera existido...como si hubiera sido abducido. Lo borraron, lo sacaron de sus vidas de tal manera que ahora cuesta  saber si fue real o si es solo un mito, un simple rumor. Su mesa en la oficina, intacta, tal como él la dejó y los ojos tristes de su madre, que siguen conservando la esperanza de que volverá para reanudar su vida desde donde se la truncaron, son la única evidencia de que realmente existió.

6 comentarios:

  1. La introducción de la wiki enfoca bastante de qué va el relato, aunque sin ella lo fácil habría sido pensar que murió. Tal vez lo hizo. Eso de no mencionar a alguien en particular que ya no está me ha recordado a Melocotones helados, de Espido Freire. Creo que es una buena señal que tus escritos me recuerden a obras de arte. xD

    ResponderEliminar
  2. Y si te dijera que todo es real, entonces todo cobra otro sentido, hasta la introducción de wiki, que la he puesto xq al leerla, quitándole lo de los extraterrestres, me resulta escalofriantemente similar al hecho, que por decirlo así, me inspiró. Gracias por tu comentario,viniendo de alguien que escribe tan bien, puff, es un super halago para enmarcar. Otro libro más que me apunto para cuando termine Demian.

    ResponderEliminar
  3. Que triste.
    Eso sucede porque es demasiado el dolor.
    Con el tiempo, poco a poco, contaran sus anecdotas, se reiran, de una manera mas natural.
    Son etapas, van procesando el dolor.
    Es normal.

    No quisiera estar en el lugar de su madre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es muy triste y a la vez resulta tan subrealista, como una persona conocida por muchos, puede ser arrancada de tajo de su mundo y a la vez terriblemente aterrador, si eso le pasa a alguien así, que pasaría con alguien a quien apenas le extrañarían unos cuantos. Su madre, no hay palabras para describir tanto dolor.

      Eliminar
  4. Supongo que la negación es una etapa por la que se pasa. Según van cicatrizando las heridas, uno va reuniendo valor para enfrentarse a los hechos dolorosos. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco es la negación, un poco las circunstancias tan extrañas de este hecho y un poco todas las leyendas urbanas que hacen que la gente se desvincule como si de un leproso se tratara. Besos para ti también.

      Eliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...