miércoles, 7 de marzo de 2012

La envidia mata



Hace algunos años vi una película llamada "La envidia mata" con Ben Stiller  (Tim) y Jack Black (Nick). Los personajes son dos buenos amigos que van juntos al trabajo y cuyas familias tienen una buena relación. Tim es una persona responsable, concentrado en lo que hace, mientras que Nick es una persona despreocupada que siempre se le ocurren ideas un tanto absurdas, en pocas palabras, un bobo. Un día, ambos observan a un perro defecar en la calle y a Nick se le ocurre  la idea de una sustancia capaz de hacer desaparecer las heces, evitando la labor de limpiarlas, tras experimentar con varios productos, consigue inventar el "Va-po-po-ri-zante". En pocos meses, Nick se hace millonario, provocando la envidia de Tim, quien por un lado no entiende cómo ha tenido éxito un imbécil como Nick que no toma nada en serio y no él, que es un hombre responsable y trabajador. Por otro lado, ahora se arrepiente de no haberse asociado con Nick cuando este se lo propuso, dado que le parecía una idea estúpida. Conforme aumentan la popularidad y fortuna de Nick, la envida de Tim también se va incrementando, a un punto tal, que comienza a afectarle en su trabajo y con su familia.

La verdad es que es una película palomera, a veces rayando en lo insufrible, pero este fin de semana haciendo zapping, he visto que la han pasado de nuevo y ahora la traigo  a colación porque. justamente, hace poco hablaba con una amiga sobre un excompañero mutuo, cuya situación y mi opinión al respecto de esta, posiblemente, ante los ojos de los demás me coloque en el papel de Tim. Resulta que fisgoneando en el face, me encontré con la novedad de que un compañero de universidad, del que menos podría esperarlo, ahora es profesor en una universidad y hasta tiene un cargo importante dentro de un sindicato. Aquí probablemente, quién me lea, estará pensado que soy una bruja horrorosa y terriblemente envidiosa, en pocas palabras que la envidia me corroe vilmente.  Intentaré explicar mis razones para sorprenderme.Vamos a ver, ¿por qué digo que no me lo esperaba? pues porque siempre he pensado que la enseñanza es una labor noble que requiere de personas realmente comprometidas con su labor. Para mi, que tuve el honor de tener algunos profesores realmente admirables (de esos que tenían no sé cuántas maestrías y doctorados, de esos que siempre estaban proponiendo ideas novedosas en su campo, que incluso publicaban libros), resulta incomprensible que sea precisamente él, la persona más desobligada que he conocido  una de las personas más desobligadas que he conocido (desafortunadamente he conocido peores), sea quien tenga ahora a su cargo la formación de futuros profesionistas. Y es que dirán "las personas pueden cambiar, no necesariamente tiene que seguir siendo el mismo", lo acepto, yo misma en un larguísimo post anterior he dicho que no se debe juzgar con tanta dureza a las personas, pues uno sólo ve la superficie de las situaciones. Si, es posible ¿Pero tanto? ¿Y en tampoco tiempo?  Verán, durante los cuatro años de carrera, este compañero, rara vez hizo sus tareas, desde el principio tuvo a bien juntarse con un grupito de compañeras que eran quienes les hacían sus trabajos o simplemente, poco antes de clase, se acercaba a alguno de los compañeros que sabía que si habían realizado su trabajo y sin la menor vergüenza se ponía a copiar íntegro el trabajo de este. Esta persona faltaba a clases por el menor motivo, yo también lo hacía (cuando me apetecía no me presentaba), sin embargo, asumía las consecuencias de ello, él en cambio buscaba que los demás también faltáramos para que así no le afectara la asistencia, (a mi eso me hace perderle todo el respeto a una persona, porque una cosa es ser irresponsable  y despreocupado, cuando se es estudiante esto es comprensible, pero una muy distinta es ser cobarde, y lo digo así, aunque la palabra suene fuerte, porque era de los que si uno no estaba de acuerdo, te ponía en evidencia tildándote de estar en contra del grupo), muchas veces fui testigo de que no tenía el menor pudor para hacer trampa en los exámenes y hasta me atrevería a afirmar que el trabajo que había que realizar para titularse, no fue precisamente producto solo de su esfuerzo. Perdón por pensar así, pero yo no creo que una persona que jamás de los jamases dio muestra de tener un ápice de ética o de pensar en conseguir las cosas a base de su  propio esfuerzo, haya cambiado tanto en un lapso de menos de siete años, mucho menos, que sea la persona indicada para formar profesores, profesores que a su vez van a ser responsables de formar a nuestros niños.

Supongamos que si lo ha hecho, que yo sólo soy una envidiosa de lo peor, que soy poco objetiva, pues por casualidad se trata de la misma persona que tuvo a bien correr el rumor de que yo andaba "loca" por él. Supongamos que no he olvidado que él fue responsable de las  murmuraciones burlonas que se vertieron sobre mí el último año de escuela. Yo no lo creo, pero digamos que aun sigo molesta, tan molesta como cuando decidí  jamás volverle a dirigir la palabra, tanto porque se trataba de una vil mentira, tanto porque yo siempre "tan considerada" quise evitarle "el bochorno de que en cualquier momento pudiera caer rendida a sus pies suplicándole formar parte de su selecto harem" (y también para evitarme la tentación de colocarle un gancho al hígado y otro a sus ... partes bajas. jeje). Es cierto que estuve molesta con él,  ya no, sin embargo, debo admitir que como persona no me agrada mucho, pues tengo un muy mal concepto de él, lo admito y sólo por eso voy suponer que estoy exagerando la situación, que estoy juzgando mal al pobre chico...digamos que dándome cuenta de lo injusta que soy, le doy el beneficio de la duda, que haciendo de lado mi cinismo, me creo eso de que milagrosamente operó un cambio en él, que el paso de los años trajo consigo una madurez y ética hasta entonces desconocida, que incluso hay una posibilidad de que ni siquiera sea todo lo que yo he dicho, que yo lo piense así porque le guardo rencor, acepto todo eso, pero yo me pregunto ¿En menos de siete años (porque al parecer desde hace dos años se desempeña como catedrático) se puede adquirir el conocimiento necesario como para asumir la responsabilidad de formar profesionales altamente capacitados para la vida laboral? ¿En verdad en cinco años se puede adquirir todo el conocimiento que  se ha despreciado durante los años de formación? ¿en verdad en cinco años uno puede conseguir ponerse a la par de todos esos maestros admirables, comprometidos y conseguir los méritos, la experiencia, los conocimientos que a ellos les costó tantos años?

Llámenme envidiosa, pero yo no lo creo. Lo lamento, bueno en realidad no lo lamento,  pero simplemente me resisto a creer que el puesto que ocupa se lo haya ganado por su propio esfuerzo, que el hecho de que sus padres sean profesores reconocidos en el medio, que  cada uno tuviera a su disposición doble plaza, no haya tenido nada que ver; que a diferencia de lo que hicieron antes para que su único hijo no tuviera que ir a partirse el lomo en las zonas rurales (como el resto de los que no tenemos "papis influyentes" hemos tenido que hacer) y pudiera quedarse plácidamente en una escuela  de la ciudad disfrutando de todas la comodidades, no hayan intervenido esta vez, ja, eso yo no me lo creo. Reconozco que es una persona agradable, reconozco que es una persona que posee habilidades sociales extraordinarias (por algo tuvo cuatro años un harem que hiciera las cosas por él), reconozco que debe ser una persona que vale la pena, que  probablemente esta cualidad le ayudó a conseguir el puesto sindical que ahora ostenta, que como sindicalista puede estar realizando un excelente trabajo,  no tengo problema con él, con su éxito,  ni siquiera me importaría que las cuatro plazas de sus padres hubieran influido, que el prestigio de estos le haya facilitado las cosas, finalmente eso lo acepto (que no significa que esté de acuerdo), creo que no es su culpa tener una posición privilegiada ni que las cosas en este país se consigan a base de palancazos, de sobornos, de influencias. No es su culpa que los sindicatos más que ver por sus agremiados, estén velando por los intereses mezquinos de unos cuantos, convirtiendo nuestro sistema educativo en rehén de líderes sindicales sin escrúpulos, en una especie mafia, donde vemos cómo se siguen vendiendo plazas, que ya de por si esta práctica es lamentable, pero lo es todavía más porque quienes las compran son profesionistas frustrados que no lograron colocarse en su campo y no tienen ni vocación ni la preparación para trabajar con niños o personas con apenas bachillerato, quienes por formalidad cursan la carrera mientras trabajan, aplicando lo de "echando a perder se aprende", obstaculizándose con estas prácticas la profesionalización, actualización y evaluación del quehacer docente, la selección de profesores con base en su preparación, en sus resultados, en su ética y responsabilidad, vamos, lo que es normal es cualquier otro trabajo. Lo reconozco no es su culpa. Seguramente de encontrarme en su lugar, habría sido una gran tentación, aunque también me conozco y sé que no me habría hecho falta. Sin embargo no cuestiono su posición, lo que cuestiono es que sea la persona idónea para formar a los futuros profesores de mi país. Me molesta mucho, mucho que ahora se ostente como catedrático. Me parece ofensivo, vergonzoso, ilógico, tan absurdo como si dentro de siete años nos dijeran que Bart Simpson es catedrático en Harvard y Lisa aun sigue picando piedra (ojo, no me considero Lisa, para mi ,Lisa son todos aquellos docentes que si se compromenten, que hacen su mejor esfuerzo, que guían su vida con ética profesional y personal, que consiguen las cosas a base de esfuerzo y dedicación). Que no me digan que es lo que pasa cuando uno se forma bajo una concepción enciclopedista donde acumulas saberes poco prácticos, dejando de lado la experiencia, lo realmente significativo, lo útil, porque eso es precisamente lo que también me molesta, acepto que pudo haber cambiado, que esas actitudes "valemadristas" y falta de ética hayan sido producto de su inmadurez, acepto que pudo haberse preparado intensivamente y logrado superar esas deficiencias en su formación académica, que es posible que ahora posea una vasta experiencia que podría ser  todavía más valiosa que los mismos conocimientos que pudo haber adquirido en la escuela, pero yo me pregunto ¿Cuál experiencia? ¿Cómo puedes enseñar sobre algo que desconoces, sobre algo que jamás has experimentado? Cómo puedes hablarle a los futuros maestros de la enseñanza en el medio rural, de las dificultades a las que tendrán enfrentarse y la manera de sortearlas, de lo que significa trabajar  con dos, tres o seis grupos sin que por ello se afecten la calidad de la enseñanza, de llegar a un grupo de cincuenta pequeños que no hablan español sino alguna lengua indígena, de llegar a construir una escuela, de caminar horas para llegar a tu centro de trabajo, cómo vas a transmitirles el amor por ese medio, las ganas de "pagar su cuota con la sociedad" antes de aspirar a instalarse en una cómoda aula de ciudad, cómo vas a enseñarle a los futuros profesores a que aprecien el medio rural si tú no lo has conocido, a que se conduzcan con ética, honestidad, responsabilidad cuando tú no lo has hecho, cuando te has regido por "la ley del menor esfuerzo" ¡¿Cómo?!

Perdonen si parezco resentida, pero sus privilegios y la facilidad con la que los ha conseguido, su envidiable situación económica o su posición actual, me tienen sin cuidado. No es porque yo quiera estar en su lugar por lo que me molesta, pues afortunadamente, me siento satisfecha con lo que he logrado, porque sé que me lo he ganado a pulso. Me he forjado con la convicción de que se disfruta mucho más lo que se consigue por mérito propio, que lo que te regalan, me complace saber que lo que consiga en esta vida será a base de esfuerzo y sin faltar ni faltarme al respeto, que el lugar donde me encuentro ahora y dónde me encuentre en el futuro, para bien o para mal, será el lugar que me corresponda porque me lo habré ganado. Por otro lado, debo agregar que  no envidio su puesto, porque simplemente me gusta estar donde estoy ahora, probablemente, si mis aspiraciones fueran otras, ya habría enfilado mis pasos hacia la consecución de esa meta (quizás ya hasta  la habría conseguido), pero estar frente a grupo es lo mio, es lo que me gusta, lo que me llena de satisfacción. Sé que no soy la mejor maestra, pero lo intento, intento ir superando mis deficiencias porque entiendo la gran responsabilidad que se nos ha conferido, y por que lo entiendo, por ser quien soy, es que me creo con derecho a no estar de acuerdo con esta situación y a expresarlo. NO ES ENVIDIA, no es personal, me da lo mismo que sea él u otro desconocido, simplemente me resisto a aceptar que ese sea el tipo de personas que se encarguen de formar profesores, profesores que a su vez saldrán al mundo a formar a las futuras generaciones de mexicanos, mexicanos que son el presente y el futuro de este país. A mi me parece un verdadero crimen no darles a los niños de este país la oportunidad de tener maestros verdaderamente comprometidos con su labor, gente que vaya a las aulas por amor a la profesión y no sólo por la estabilidad que proporciona ser docente, por lo menos, como resulta en México. Me molesta porque pienso en esos niños de zonas rurales con alto grado de marginación, niños que caminan grandes distancias para ir a la escuela, cuyos padres hacen un gran esfuerzo porque sus hijos reciban educación, niños a los que les toco nacer en un medio donde tienen todo en contra ¿no es acaso una verdadera putada también mandarles maestros mediocres, mal preparados, pero sobre todo maestros que están ahí para pasar el rato mientras surge algo mejor?. Si ya de por si estamos como estamos, habrá que imaginar como serán esas generaciones ¿Así  cuándo vamos a lograr salir de esta terrible situación en la que nos encontramos? Si es precisamente esa ideología de "la ley del menor esfuerzo", "del que no tranza no avanza" la que ha contribuido a nuestra situación actual...por eso y solo por eso es que yo PROTESTO.

Me molesta que vivamos en una sociedad donde  donde "lo más" es ser un "valemadrista", donde para conseguir lo que se desea sea aceptable y hasta motivo de orgullo valerse de lo que sea, porque eso te hace ser "listo", "ingenioso", "audaz" y "lo menos" sea intentar vivir tu vida bajo los principios del esfuerzo, de la honestidad y la responsabilidad, donde  antivalores como el cinismo, la irresponsabilidad, la falta de principios, el egoísmo se aplauda y se considere  ser " buena onda" y los verdaderos valores se les considere sinónimo de "ñoñez"... y que si te atreves cuestionar esta situación, a protestar por ella, te digan que lo haces porque la envidia te mata...Tal parece que en este mundo intentar ser una persona honesta es ser tomada por boba, tratar de hacer este mundo un lugar mejor  es ser tomada por ingenua; tener moral y honor por ñoña y mojigata; tratar de ser justa y compasiva por débil, pensar q la vida puede ser bella por imbécil...sin embargo, como leí por ahí "qué le voy hacer, si entonces resulta que soy: boba, ingenua, mojigata, ñoña, débil e imbécil..." es que casi lo prefiero a ser cínica y sin principios, a decepcionarme de este mundo y pensar que tratar de cambiarlo es una pérdida de tiempo, que de nada sirve porque el mundo es una puta mierda...aunque a veces lo sea.

Ojalá sea yo la que está equivocada, ojalá esté pecando de envidiosa, siendo injusta con él, deseo tener que morderme la lengua, descubrir que es  muy buen profesor, ojalá sea formador de maestros altamente comprometidos con los niños y la educación de este país...si es así, prometo que escribiré un post retractándome de estas palabras...ojalá.

...y perdón, pero a los que tengan tendencia a abusar de eso de que "Si los perros ladran es porque vamos avanzando" para no reconocer sus faltas, yo les diría que "también ladran para advertirnos de intrusos y malhechores".

11 comentarios:

  1. Todo esto me recuerda el Principio de Peters: "Un globo sube más cuanto menos pesa". Este tipo de cosas, por desgracia, pasa en todos los ámbitos. Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Si desafortunadamente es así, lo que queda es tratar de que eso no influya en el tipo de persona que uno es. Gracias por pasarte x aquí.

    ResponderEliminar
  3. Existe otra opción... Que llegara allí de rebote y aún nadie haya descubierto su verdadera capacidad... El tiempo le pondrá en el sitio que le corresponde, porque... la vida es muy larga.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Indudablemente es un inepto y lo peor el lo sabe te lo puedo asegurar, lo malo es que como el hay muchos mas recuerda la maestra que se pasaba la clase hablando de la cocacola asi una y otra vez y que te digo de la que nos tocó el ultimo año es una pena que en una institucion con prestigio a nivel nacional como lo es la BENV existan estos "maestritos" tu publicacion me parecio genial hay que levantar la voz =) besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias Anónima, qué dificil saber quien eres, en qué parte del mundo estarás, cómo te llamaras, seguro que hoy no duermo tratando de adivinar...espero que lo sepa y se ponga las pilas.

    ResponderEliminar
  6. Es posible Elvis, estoy segura de que podría ser un excelente maestro si así lo quisiera, si se tomara en serio su trabajo. Capacidades las tiene, sólo tiene que desarrollarlas, lo que pasa es que nunca ha querido esforzarse, ese es su gran problema, la ley del mínimo esfuerzo...deficiencias las tenemos todos, pero aquí lo que no se vale es que sabiéndolo no se haga nada y se afecte a los niños...quizás no he sido muy objetiva, y me he valido de esta experiencia para expresar el coraje que me da ver tanto cinismo, tanta pereza, tanta irresponsabilidad en muchos de mis compañeros, que fueron formados por personas así o que llegaron al sistema bajo circunstancias muy similares.

    ResponderEliminar
  7. La envidia no mata, pero mortifica ;)

    Es muy triste tener esas filosofías de vida.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Valeria, llegué hasta tu blog un poco por casualidad, pero me gustó la entrada.
    Como alguien dijo, la envidia no creo que mate, pero si destruye al que la siente más que a nadie.
    Te sigo.
    Un cariño.
    HD

    ResponderEliminar
  9. Hola Humberto, muchas gracias por leerme, que bueno que te gustó la entrada, aunque ahora que he visto que eres escritor, me siento un tanto apenadilla,jajaja. Estuve leyendo un par de historias en tu blog, y me encantó tu estilo.

    ResponderEliminar
  10. Hola, concisas y precisas letras desnudan a golpe de talento la germinal belleza de este blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos numantinos.

    ResponderEliminar
  11. Hola, ¿qué tal? Gracias por visitarme y comentarme,aqui siempre serás bienvenid@. En cuanto tenga tiempo para leer con calma, te visitaré.

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...