martes, 16 de agosto de 2011

ELLA...


No la conozco. Nunca la he visto, nunca he cruzado palabra con ella. Es para mí como una especie de historia, de esas que se difunden con rapidez por ahí, que van pasando de una persona a otra, pero que de tanto escucharlas llega un momento en que ya no sabes distinguir qué parte es real y qué parte es sólo un invento. Es como una de esas imagenes que vienen con los portarretratos, donde se puede ver a  unos desconocidos que sonríen, que dan la impresión de tener una vida idilica, que te provocan una especie de melancolía momentánea, haciéndote anhelar una vida similar y despertando en ti cierta curiosidad por adivinar la historia detrás de cada uno de ellos, aunque sabes muy bien que ese anhelo tiene que ver más con las situaciones que con las personas, pues en realidad, las personas del retrato no existen más que para mostrarte la importancia de esos momentos. Para mí eso es ella, un personaje que asoma de manera casual en las conversaciones que muy de vez en cuando sostenemos; igual que el vecino del ático que a veces has mencionado, igual que tus queridas bacterias o el tío "x" que te dijo algo que marcó un momento en tu vida. Sin embargo, sé que ella no es cualquier persona, sé que es especial para ti, sé que la quieres, que te importa (y mucho), que eres vulnerable a ella; tanto que podría romperte el corazón, hundirte en un profundo dolor si así lo quisiera, sé también que te quiere y que te hace feliz, aunque también sé que algo te falta, pero no tiene nada que ver con ella, sino contigo.

Y ahora que lo sé ¿Qué se supone que debería hacer y sentir?¿Debería odiarla?¿Llamarla mi rival?¿Descomponerme o incomodarme cada vez que la escucho nombrar?¿Decir que es una tonta, que es horrible, que es una mala persona, que no te merece?¿pensar eso sobre mi?¿Considerarla casi una intrusa o verme a mi misma como una?¿Envidiarla?¿Pensar en todo lo que ella puede vivir contigo que yo no podré? ¿Debería lastimarme la manera en que la quieres, la manera en que hablas de ella?¿Tendría que comenzar a enlistar las cualidades que me hacen mejor?¿o sentirme intimidada al ver que tiene más cualidades que yo que encajan con tu ideal de pareja?¿Actuar como mujer despechada y referirme a ella con desprecio y burlarme por lo que has compartido conmigo que no compartirás con ella?¿deprimirme con el pensamiento de que quizás la veas a ella de una manera que nunca me verás a mi?¿Intentar socavar su relación? ¿Convencerte que soy mejor para ti que ella? Pues no. No pienso hacer nada de eso, me resisto rotundamente a convertirme en un cliché de telenovela, en una mala canción de despecho.

No voy a mentir y decirte que salto de alegría de que estés con ella, porque no es verdad, porque aunque las cosas entre tú y yo están claras, aún me importas... si no fuera así, no escribiría sobre ti. Es evidente que en algún lugar en mi interior permanece dormido ese amor que he sentido por ti, pero es un amor que poco a poco se va transformado en amistad, y el camino recorrido para ello no ha sido fácil, pero creo que ya ha pasado el tiempo suficiente para que pueda ser así. Yo, ya he hecho las pases con mis emociones y contigo, ya te he dicho casi todo lo que tenia para decirte (por lo menos lo más importante), ahora sólo nos queda el afecto, admiración y respeto que se tiene por una persona que ha sido parte importante en momento determinado de tu vida, que aun sin que lo hayas querido, sin ser consciente de ello, ha dejado una huella imborrable en ti. No, no salto de alegría ni celebro con Champán, pero saber lo importante que es para ti y saberte feliz, me bastan para mantener una actitud abierta y objetiva con respecto a ella. Le guardo un profundo respeto sin siquiera conocerla, porque te conozco a ti, sé que debe ser una gran persona, de lo contrario no sería tu compañera. La he visto a través de tus ojos, incluso sin que me hables de ella, y he visto amor. Sé que eres feliz, me lo has dicho y lo he podido ver entre líneas, te conozco bien y aun en las sutilezas lo percibo.

Procuro no tener ningún pensamiento sobre ella, mucho menos uno negativo. No puedo ni quiero odiarla, pues me resulta tan absurdo, tan inadecuado, tan innecesario; ella es tan ajena a mi, y yo lo soy todavía más para ella, que resulta estúpido albergar algún rencor, sobre todo porque ella no es la razón de que tú y yo, no seamos "tu y yo". Las cosas son como son, tan simples como que yo no soy la persona que encaja en el ideal que tienes de pareja, no soy la compañera que deseas para compartir tu vida. ¿Tengo que odiarla por eso… o peor, odiarte a ti? ¿Acaso eso te convierte en una mala persona? Desde luego que no. Cometiste errores como los cometí yo, ha sido un proceso largo y doloroso entenderlo, pero también un período de constante aprendizaje, a pesar de todo lo ocurrido y gracias a ello, soy una mejor persona. Sé que me quisiste, quizás no de la manera en que a mí me hubiera gustado, pero sé que fui alguien especial en tu vida, no sé en qué medida, ni siquiera si te afecté de alguna manera, pero sé que lo he sido. Ahora entiendo que más que quererme a mí, querías lo que yo representaba, yo era el nombre que te evocaba esa vida idílica en la que te visualizabas viviendo con sencillez, rodeado de naturaleza y dedicado a ayudar. Lo comprendí realmente hasta hace apenas unos días, con esa canción que me compartiste. Yo siempre fui para ti ese sueño...Somewhere over the rainbow.


Así que no hay dramas en esta historia, no hay para triángulos amorosos, me respeto demasiado como para colocarme en una ecuación en la que no cuadro, en una historia que ya nada tiene que ver conmigo, por ello pongo distancia, si es que a caso puede existir más. Procuro no caer en las comparaciones, procuro no preguntarme nada sobre ella, procuro nunca siquiera ponernos en la misma frase, en una situación que cree una especie de ligamento entre nosotras o que siquiera sugiera la idea de que nos disputarnos algo. Las cosas están claras, ella es quien está contigo, tu compañera de vida, la mujer que amas. Yo ahora soy sólo una amiga, esa con quien te permites mostrar tu verdadera esencia, porque no tienes que impresionarme, te conozco en tus días buenos y tus días malos, conozco tu lado más oscuro y también tu lado más noble, conozco tus sueños y algunos de tus secretos, conozco todas tus formas y te adivino, como tú lo haces conmigo. Supongo que existe camaradería, complicidad entre nosotros, que sin pretenderlo me he convertido en “tu cuate"... no, tu cuate no, porque aunque te aprecio mucho, esa palabra tiene un signifiado sumamente especial para mi, que sólo puedo asociarla con una persona: My precious, pues así es como él me llama y  porque es la palabra que mejor definine nuestra amistad. Sin embargo, esta nueva forma de relacionarnos, aunque diferente, también lleva implícito ese lazo fraternal, también es especial, pero en sentido distinto, tal como pasa con ella, por eso es que no siento que te compartamos, porque tú la quieres completamente a ella y ella te quiere a ti, nosotros sólo somos amigos. Para mí, la persona que yo amé y la que ella ama no son la misma, tú no eres el de entonces, el que eres con ella no es el que fuiste conmigo, de hecho, con todo lo que ya sé de ti, ni siquiera estoy segura si este que ahora eres me gustaría como pareja… o tal vez si, no lo sé, lo cierto es que no tiene caso intentar averiguarlo. Y aunque en parte yo tampoco me creo eso de que mi corazón está tranquilo y que ya te ha sacado por completo, pues posiblemente en algún lugar en mi subconsciente todavía vive ese amor que ha logrado sobrevivir a tanto, quizás en el momento menos esperado, de la manera mas inoportuna, vuelva a aparecer, no obstante, justo mientras escribo estás líneas siento que estoy bien contigo, que puedo ser tu amiga... mañana no lo sé.

Pero debo confesar que si hubo un momento en que sentí celos de ella, ha sido al pensar que estuvo con R, mi hermoso, querido y gordo R, que pudo disfrutar de sus gracias, rascarle la panza, dejarlo que se quedara un largo tiempo en su regazo ronroneando tranquilamente hasta quedarse dormido, pensar que la pudo querer, que ella pudo cuidarlo, acariciarlo por última vez, despedirse de él, eso si me puede… y mucho… pero es el mismo sentimiento que me invade ante cualquiera que haya podido estar cerca de él sus últimos días. Que hicieras referencia a R y a mí como lo hiciste, fue muy significativo, es como si de alguna manera reconocieras que R no fue sólo tuyo, que también en parte era mío, es como si me lo hubieras compartido un poquito. Él fue nuestro hermoso, hermoso y muy amado R, el gato más majo del mundo, un buenazo, un gato de los cojones como solías decir.…y si, al igual que tú, yo también sentí que con la partida de R se fue el último lazo que nos quedaba con ese pasado; ya jamás volverán esas noches en que sólo estábamos tú, yo y él…pues aunque volvieran, sin él ya no serían iguales. Tal vez algún día te lo diga, tal vez algún día permita que leas esas líneas que le escribí el día que murió, tal vez algún día sepas, sin lugar a dudas, lo mucho que significó para mi…o tal vez no, porque como muchas cosas más, es un sentimiento muy mio, que nada tiene que ver contigo aunque te involucre.

4 comentarios:

  1. Valeria:

    Me ha impresionado tu post, creo que la palabra DIGNIDAD se lee en cada linea, sin duda eres un gran mujer, con un espiritu que le permite ver mas alla y no encerrarse, aprender y crecer.

    Un abrazo y que el destino te depare alguien que te ame con su corazón, su espiritu y su cuerpo.

    Hechi

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Un abrazo para ti también.

    ResponderEliminar
  3. No se como haces para tener esos nobles sentimientos, te admiro. Me gusta como escribes y seguire visitandote. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Lapislazuli, bienvenida, gracias por tus lindas palabras . Creo que me mueve el amor. Esa persona me dio tanto amor, tanta felicidad, tantos sueños y transformó mi vida de tal manera y en tan poco tiempo que, a pesar de los errores cometidos,de todo el dolor,al hacer un balance pesa más lo bueno que lo malo, por ello mi corazón no puede albergar ningún sentimiento distinto por él, mucho menos uno negativo. Y en realidad aunque suene a frase hecha, verlo feliz para mi es suficiente, porque se que él desea lo mismo para mí.

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...