viernes, 8 de julio de 2011

Mi pequeño mundo color rosa.



Yo vivía en un pequeño mundo color rosa, como muchos, hasta que se me rompió y descubrí que era sólo un espejismo.

Yo crecí con la ilusión de que vivía en país libre, hasta que tuve que decirle a un pequeño niño, que no se había portado mal, que a plena luz del día, en un pueblo pequeño, donde todos se conocen, no podía salir  a jugar ni siquiera al patio.

Vivía feliz creyendo que habitaba un lugar tranquilo, pensando que esas historias llenas de violencia y sangre, eran ecos de un mundo completamente ajeno al mio,  hasta que un día vi pasar una camioneta repleta de hombres encapuchados y mi corazón dio un vuelco, al tiempo que comprendía que mis planes de pasar una mañana tranquila con mis pequeños, se habían arruinado. 

Yo creía que en mi país existía la justicia, hasta que descubrí con tristeza e impotencia, que los ciudadanos honestos vivimos prisioneros, en toque de queda permanente y las lacras sociales caminan por las calles, libres, cobijados por un sistema corrupto y deficiente que propicia la impunidad.

Yo vivía con la falsa ilusión de que me encontraba en un sitio seguro, hasta que coincidí con policías y militares, pero lejos de sentirme protegida sentí temor, temor de perder la vida en cualquier instante... hasta ahora, cuando ya no me es posible distinguir quienes son los criminales y quienes son los que se suponen que están para protegerme.

Yo vivía confiando en que si era una buena persona, una buena ciudadana, si respetaba las leyes y a las personas, jamás tendría nada que ver con estos criminales... hasta que mi familia se convirtió en una de sus víctimas...pensaba que sabía del dolor, hasta que recibí aquella llamada que trastocó mi mundo, que mantuvo mi alma en vilo durante dos meses, rogando porque todo fuera un sueño del que pronto alguien me pudiera despertar.

Creí que vivía en una democracia, hasta que descubrí que los primeros veintinueve artículos de mi Constitución, los que hablan de mis garantias individuales, habían sido derogados  de manera velada porque ahora vivimos bajo una dictadura... la dictadura del narcotráfico.

Tú puedes creer que ya sabes lo que es el miedo, pero no lo sabes hasta que no lo ves reflejado en los ojos de un niño.

Puedes pensar que conoces la rabia, pero no sabes nada de ella, hasta que no ves en esas caritas inocentes, además de pobreza, desnutrición, abandono, desamor y otros tantos males que la humanidad les ha heredado, el reflejo del miedo en su estado más crudo.

Puedes pensar que sabes lo que es la impotencia cuando observas cómo el mundo, poco a poco, va robando a los niños su inocencia, poblando sus miradas de violencia, de muerte, de temor... pero no lo sabes hasta que no te encuentras un día en medio de una balacera, sin poder moverte mientras escuchas sus sollozos,  queriendo correr a su lado para abrazarlos y protegerlos, queriendo calmarlos diciéndoles que no pasa nada, que todo va estar bien...pero no puedes, porque tú también sientes miedo, porque sabes que no es verdad, porque sabes que SI pasa algo y  que está muy lejos el día, en que todo volverá a estar bien...

Bienvenida realidad. Bienvenido a MÉXICO, mi amado país.


El video es un fragmento de la película "Voces inocentes" con la canción "Techos de cartón" de fondo, y aunque trata sobre la guerra en el Salvador, encaja perfectamente para dar una idea de lo que se ha convertido en el día a día de muchas familias, en un país que "supuestamente" no está en guerra.

7 comentarios:

  1. Que tristeza y que impotencia enorme.
    Es tan injusto....
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me asustaste!!! Joder... ya ves que no te conozco, pero me preocupé mucho!! :S Que sí, que habrá gente pasando por esto, pero no sé... me dolió leerlo... perdona.
    Miguel

    ResponderEliminar
  3. Que emocionante relato y que terrible que muchos lo vivimos, y otros aun lo viven.

    Que terrible vivir con miedo, y que el mundo mire hacia otro lado.

    Personas como tu que hablan son las que hacen cambios.

    Una abrazo

    Hechi

    ResponderEliminar
  4. Asi es Cheli, es muy triste pero es la realidad en muchos países.

    Miguel, gracias por preocuparte, aunque yo estoy bien. Este es un tema que hace tiempo quería abordar, pero no sabía como hacerlo, lo hice en primera persona, porque quise ponerme en la piel de esas personas que a diario veo en los noticieros, y si te confieso algo, esa realidad no me es tan desconocida, pero no te asustes, duele, llena de impotencia, pero desafortunadamente en este mundo y este tiempo nos toco vivir, tenemos que aprender a vivir con ello sin dejarnos vencer.

    Hechicera, gracias la verdad es que puse todas mis emociones en este escrito. Quisiera creer que sirve de algo, por lo menos para crear un poquito de consciencia en esas personas que consumen droga, que vean el lado B, la parte oculta de un negocio de sangre al que contribuyen con su consumo.

    ResponderEliminar
  5. de verdad , me he ido adentrando contigo en ese mundo y la pena e impotencia se iba apoderando de mi.
    ¿hasta cuando?
    buen escrito el de hoy, amiga.
    felicidades y ojala no lo hubieras tenido que escribir nunca porque nada de esto sucediera.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. solo puedo decir que ojalá estas injusticias, tanto egoismo, tanta codicia, ... dejen de hacer tanto daño.

    Animo!!! Bicos

    ResponderEliminar
  7. wooowwww muy bueno y si estamos viviendo en un mundo enfermo

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...