jueves, 3 de octubre de 2013

Mi gatoperro.

 
Tengo una mascota un tanto extraña y peculiar. Generalmente se hace pasar por una dulce y linda gatita para engatusar a todo aquel que se le acerca (así fue como consiguió que yo, la que juraba que nunca volvería a tener una mascota en la vida, quedara prendada de ella). Y es que ese miradita de gatito desvalido es su mejor arma, por supuesto, ella lo sabe y se aprovecha, hasta creo que cada vez que alguien expresa ¡Ay, qué linda! ella se vuelve más y más engreída. 

Mmmmm, pero no, a mi ya no me engaña con esa pose de gatita dulce, a los pocos días de adoptarla comencé a sospechar que era solo un disfraz, aun así me mantuvo despistada mucho tiempo, sin embargo, últimamente ha sido descuidada y he podido ver  lo que esconde bajo ese disfraz...
 
¡Es un gatoperro!


Mi gatoperro disfrazada de Husky Siberiano

Mi gatoperro adora morder. Me muerde cuando tiene hambre y me muerde cuando está satisfecha.
 
Me muerde cuando soy encimosa y la obligo a que me deje abrazarla, y me muerde también cuando la ignoro.

 
 Me muerde despierta y también cuando duermo... y creo que hasta cuando duerme sueña que me muerde, porque esa carita de satisfacción no puede ser sino por ello.

 

 Pero mi gato perro no se limita a moder Sofis, también muerde zapatos, bolsas, sofás, cojines, ropa, cables de aparatos electrónicos...¡en fin, todo lo que se cruce en su camino es suceptible de ser mordido! por eso es que creo que mi gatoperro es también un poco biónica: una mezcla de trituradora-aspiradora y supervisor de instalaciones eléctricas..



 
Mi gatoperro es también un poco crítico musical. Cuando comienzo a cantar cerca de ella, es posible que ocurran 3 cosas:
 
1) Que despierte de su siesta y ponga cara de querer asesinarme...



2) Que me saque la lengua y me abuchee en lenguaje gatoperril


                                       

3) ...o que directamente me calle de un zarpazo.


Mi gatoperro también es un poco faquir; cuando era pequeña se tragó una aguja y hace poco repitió la hazaña, lo cual me hace pensar que: o yo soy un desastre con patas o ella es una mezcla de Magneto con Samantha, la bruja de "Hechizada", porque de otra manera no me explico de dónde salen tantas agujas.


 


 Pero lo peor del caso, no es que yo crea tener un gatoperro o que ella se lo crea...¡no, lo peor es que además haga alarde de ello!!!! xD.





¡Jejejejeje!






 

4 comentarios:

  1. El mío también es un poco gatoperro. Sobre todo porque me persigue incansable por toda la casa. ¿Dónde queda eso de la independencia de los gatos?

    Tu Luna está para comérsela a bocados. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm, más que perseguirte creo que vigila cada uno de tus movimientos, ándate con cuidado porque seguro que algo trama ese pillo, jajaja.

      Eliminar
  2. Jaaajajajajajajaja, qué monada! pero se nota que tiene carácter... seguro que te alegra los días, estas bolitas peludas son infalibles para eso :)

    ResponderEliminar
  3. pufff, qué si lo tiene, y además es vengativa, si le hago algo que no le gusta, como abrazarla cuando no quiere, no se resiste, pero una vez que la suelto o cuando me descuido, mordida asegurada, jejeje.

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...