miércoles, 29 de mayo de 2013

De cómo apaciguar mi naturaleza dramática y melancólica

 
Contrario a lo que pudiera parecer dado lo escrito en este blog, en la vida real no soy una chica ni triste, ni dramática, ni frágil, es más, detesto mucho esas publicaciones dramático-chantajistas que suelen poner algunas personas en su face, como "¿Sabes por qué las personas con buenos sentimientos siempre sufren? Porque siempre están ahí dando todo sin pedir nada a cambio y eso nadie lo ve"  o "Qué triste es ver que cuando los necesitas tus supuestos amigos desaparecen. Gracias a los que SI se han preocupado por mi", y yo pienso: "No, en realidad sufren porque no dejan de auto compadecerse, como dice esa frase que me encanta "Querer que la vida te trate bien solo por ser buena persona es como querer que un toro no te embista solo por ser vegetariana" o "Quizás no se hacen presentes porque no dejas de chantajearlos, de reclamar su atención ¿Por qué mejor no te preguntas que haces tú para creerte con derecho a exigirles atención?" las detesto tanto, que de vez en cuando me burlo de alguna de ellas de manera velada.  Y es que me choca la gente que vive culpando a los demás de sus desgracias, que vive quejándose de lo que le pasa pero no hace nada por cambiarlo, pienso "está bien, quéjate, llora, patalea si quieres, todos solemos hacerlo en algún momento, pero no culpes a los demás de lo que te pasa, simplemente asume que te gusta complicarte la vida, que te gusta esa dosis de drama y que te resulta satisfactorio arrancarte la costrita para no dejar sanar la herida, pero no andes por ahí chantajeando a los demás, tirándote al suelo para que otro te levante". Y si, aunque lo critico, se que yo lo hago, aunque claro, soy a la primera que le digo esto: "Sofí, si no te gusta tu vida, cámbiala y si no quieres hacerlo, pues aguántate, reconoce que te gusta que esté así para regodearte sufriendo, ahora bien, no atormentes a los demás con tu autocompasión".
 
Como he contado en muchísimas ocasiones, cuando tengo un problema, suelo (como dicen por ahí) "espabilarme sola", rara vez alguien me verá llorando o contándole mis penas (bueno, los de este blog no cuentan, porque aquí es diferente, este es mi rincón secreto, y lo que pongo aquí es como si ustedes tuvieran conexión directa con mi cabecita), y cuando me pregunten si estoy bien, siempre les diré que lo estoy a pesar de estar pasándola muy mal. Antes eso me causaba conflicto, sentía que estaba mal, con el tiempo estoy aprendiendo que así soy, que es la manera que tengo de lidiar con las cosas que me son difíciles, que es lo que mejor me funciona, pero que eso no significa que me cierre al mundo, es solo que antes de contarlo a alguien más, tengo que ser capaz de manejarlo yo, de haberle encontrado una solución o por lo menos tenerlo asumido. 
 
 Pero a pesar de todo, de que intento no ser exageradamente sensible y dramática, hay días en que estoy de bajón, y la mayor parte del tiempo sin razón aparente, de hecho me he dado cuenta que cuando más tranquilas están las cosas en mi vida es cuando me vienen esos periodos que yo suelo llamar de "Nadie me quiere mejor me como un gusanito" (por una canción que así dice y que me suelo cantar en esos momentos para decirme que deje de estar de payasa sintiendo lástima por mi), creo que de alguna manera necesito caos, problemas que solucionar, estar haciendo o pensando algo, de lo contrario comienzo a rascarme el ombligo, a arrancarme costritas y a ahogarme en un vaso de agua.
 
Y cuando ocurre que me pongo un poco tonta, cuando yo misma sé que estoy exagerando, que estoy siendo un poco como el pollito que avisa que el cielo se está cayendo y solo ha sido una hoja, hay ciertas cosas que me ayudan a subirme el ánimo. He aquí algunas de ellas.
  • Escribir en un blog (y por supuesto los comentarios de aquellos que me leen), leer otros blogs.
  • Mirar al cielo en una noche estrellada.
  • Ir al cine.
  • Mi propio cine en casa.
  • Abrazar a mi gata.
  • Escribir tonterías en Facebook, que mis amigas me sigan la corriente y reír hasta que nos duela la panza por todas las cosas bobas que decimos.
  • Un abrazo de mis alumnos.
  • Unas flores en mi escritorio por las mañanas, cuando llego a mi salón. 
  • Que mi compañera me comparta de su desayuno (chilaquiles) o que la  señora que me lleva el desayuno me cumpla mis antojos.
  • Que mi taxista estrella (como le dicen mis compañeras), acceda a ir a recogerme a la salida, aun a riesgo de que le caiga una multa, luego de que le lloriqueo un poco porque el día anterior tuve que caminar bajo el sol abrazador.
  • Armar solita mi propio karaoke en casa y atormentar a mis vecinos con mis cantos desafinados.
  • Escuchar música a todo volumen y bailar como loca por toda la casa, perseguir a mi gata porque mientras bailabas me ha mordido, cargarla y desquitarme obligándola a bailar contigo. Dejarla en paz luego de que dejara claro con un enorme rasguño que odia bailar. Entender quien manda en mi casa: Ella, xD.
  • Encontrar "What's up" en versión remix, bailar como loca a la vez que evoco decenas de recuerdos.
  • Encontrar casualmente a mi amiga, luego de días de no verla,  y ponernos al corriente de nuestras vidas a pesar de las prisas.
  • Que alguna amiga me llamé, me mande un mensajito o me escriba en face diciendo que me extraña o que le pasó algo y se acordó de mi.
  • Darme un pequeño regalito (un perfume) ¡porque yo lo valgo!
  • Ir a una librería y perderme entre sus títulos, no poder decidirme por ninguno, pero embriagarme con su característico olor.
  • Las siestecitas regresando del trabajo.
  • El cafecito antes de las clases.
  • Las comidas con mis compañeros acompañadas de Indios o Coronitas.
  • La llamada de mi madre.
  • Que me salga en el piano-Tablet "Hey, Jude"
  • Lograr aguantar cada día más en clases de Zumba.
  • Darme cuenta de que la ropa que ya no me quedaba comienza a quedarme.
  • La invitación a "fresear" de una amiga (salir a tomarse un café, ver aparadores y cenar).
  • El filtreo inocente con "Chico Guapo".
  • Los mails de Mikel. 
  • TÚ. (Si, aunque me repatee el buche, tú. NTC, en realidad, verte sin hablarte, me reafirma, me hace sentir fuerte, independiente, en control de mi vida y de algún modo hace que experimente un sentimiento de dulzura infinita como cuando uno ve un cachorrito, las monadas de un niño o cuando abraza a un amigo que no se ha visto en mucho tiempo. Pero no te equivoques, tú y yo no somos amigos, aun así te quiero...poquito, tampoco vayas a pensar que mucho, mucho :P)
 
 

6 comentarios:

  1. La verdad es que uno siempre tiene un motivo para sonreír. Es bueno tener una lista de posibles planes para cuando estamos de bajón. Hay veces que con cosas muy simples podemos olvidar, aunque sea por un rato, los tragos amargos. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, creo que uno no debe regodearse demasiado en la tristeza, sobre todo cuando no hay razón para ello. Pero como una cosa es pensarlo y otra hacerlo, pues ahí tengo mi lista de recursos que hacen que estos periodos sean pasajeros. Y si tuviera bañera, esa encabezaría mi lista, pero eso de ser pobresora....xD.

      Eliminar
  2. Es que abrazar a un gato es lo mejor de lo mejor para levantar el ánimo :)

    ResponderEliminar
  3. Claro, pero solo si el gato en cuestión está de ánimo, porque si no, lo único que se nos puede levantar es la piel por alguno de sus rasguños o mordidas...bueno eso hace mi gata, que es así como yo, poco expresiva. Ese bicho solo se deja abrazar cuando se siente mal, tiene frio o cuando me ve llorando, entonces va y se acurruca a mi lado y hasta se deja rascar la barriguita por un ratito, ya luego me mira como diciendo "bueno chica, ya cumplí, si eso no te anima, lo siento, que yo también tengo vida" jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Sofi creo que todos tenemos esos momentos de soledad o melancolía pero al igual que tu pienso que es necesario tener esos anzuelillos que te saquen de ahí... también me molestan esas personas del drama total o la felicidad total y pudiera parecer envidiosa pero no existe tal cosa, quizá lo que nos pasa es consecuencia de nuestros actos pero está en nosotros salir de ahí y dejar de culparnos por el mismo error una y otra vez... tqm saluditos
    PD cuando estoy medio depre yo compro para mi es el mejor calmante ja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Eres anónimo o anónima?¿Quién serás? ¿Quién serás?jajaja. Si, irse de comprar es una buena opción, pero se corre el riesgo de deprimirse más cuando lleguen las cuentas, jajaja. Yo tb TQM mi anónima favorita, jajaja.

      Eliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...