viernes, 24 de agosto de 2012

Playlist



Viajar en el transporte público supone algunas incomodidades, entre ellas tener que tolerar los gustos musicales del conductor.  Pero, ¿qué pasa cuando de entre esa música de la que reniegas, de la que te burlas y sientes pena ajena, de pronto escuchas una canción que te hace sentir doblemente avergonzada? En primer lugar, porque sabes de su pobre valor musical, pero aun así te das cuenta que en el fondo te gusta y te descubres deseando que la repitan, y al llegar a tu casa la buscas para volver a escucharla, y en segundo, porque ha puesto de manifiesto eso en lo que procurabas no pensar últimamente y tienes que reconocer que te ha  resultado un tanto excitante el rollito dolor-desesperación a causa de un deseo insatisfecho. 
Y es ahí, a plena luz del día, entre gente con cara de aburrimiento o que va dormitando, que me doy cuenta que precisamente me siento así, como dice esa canción, tengo sed, una tremenda sed de caricias, de abrazos, una fuerte necesidad de tocar, oler, sentir  y me muero por que me abracen, por que los brazos de un alguien me rodean con firmeza, atrayéndome  hacia su pecho y permitiéndome oler su perfume, tengo deseos irrefrenables de un beso, de esos de los que quitan la respiración y hacen sentir como dice la letra de "La vie en rose" que uno está en otro mundo . Si, lo reconozco, tengo deseos de sentir otra piel, otro cuerpo, otras manos acariciándome lentamente, con suavidad, como si yo fuera un piano en el que tocan "Look at me" u "Oh my Love", tengo ganas de que me besen el cuello y la espalda al ritmo de "Love me tender" y que poco a poco me recorran con sus labios y manos, mientras siento que todo su cuerpo parece cantar "ganas de ti". Tengo ganas de sentir, de dejarme llevar como si siguiera el ritmo del blues, jazz y soul, hasta sentirme libre, hasta convertirme en una canción de Guns N' Roses. Y luego otra vez la calma, la suavidad de "Al lado del mar".

Me doy cuenta que tengo unas ganas locas de sentir, reconozco que  deseo volver a vivir esa emoción de "A punto de turrón" , de conocer a alguien que logre moverme los esquemas, que me deje con esa sensación de ir todo el día sonriendo de manera estúpida.  Y no me importa que no sea amor... la verdad es que si me importa, sé que en este momento en mi playlist debería haber sólo canciones de Guns N´ Roses, de  Metallica, de Kiss, de Rammstein, de rock o metaleras, que yo debería buscar sólo vivir el momento sin pensármelo mucho, sin complicarme la vida con los sentimientos, pero no es que me escandalice o que crea que hay que estar enamorado para ello, sino que no es lo que ahora necesito. Ahora necesito sentirme querida, valorada, deseada, admirada. No quiero eternidades, no quiero promesas, no quiero ir en el arca de Noé, pero tampoco quiero conformarme con repetir la misma cruda y salvaje canción una y otra vez, necesito todos los ritmos, todos los géneros,  necesito sentir toda la gama de emociones.

8 comentarios:

  1. Mmmmmm.... interesante metáfora. Pienso que cualquiera se aburriría escuchando siempre el mismo hilo musical. Especialmente si es algo tan machacón como Guns N' Roses. xD Pero tampoco puede vivir uno de escuchar Pablo Alborán todo el día. Hay que escuchar de todo, encontrar a alguien a quien le guste un poco de todo. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, pero esa es la parte más difícil.

      Eliminar
  2. A veces me veo así, criticando hoy una canción y mañana escuchándola hasta la saciedad. Yo también soy algo metalera (aunque me inclino más por el rock español), pero hay momentos, en que una buena canción pop o indie, o como sea, no me hace ningún mal, sino justo lo contrario.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de gustos eclécticos,soy de guiarme más por las canciones que por género o cantante, para mi todo depende de mi estado de ánimo, de hecho, mis listas de reproducción tienen títulos como "canciones para estar bien", "Canciones para un dia de lluvia", "Canciones para decir adiós", etc., si la música o la letra me trasmiten algo, las escucho una y otra vez.

      Eliminar
  3. Si una canción te hace sentir, no importa en absoluto de dónde venga, su estilo o quién la canta. Lo verdaderamente importante es que nos ha hecho sentir, y con ello, quien la escribió ya ha cumplido con su cometido, porque las canciones sirven para eso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, algo así comentaba arriba, pero hay algunas que se convierten en un placer culposo, sin que uno pueda evitar que le gusten y avergüencen a partes iguales. Besos.

      Eliminar
  4. Siempre hay por ahí alguna canción que nunca hubiésemos sospechado, de repente nos hace pensar. Consuélate pensando que podría haber sido peor. Podría haber sido un narco-corrido. Jajaja.

    Tonterías aparte esa persona especial llegará. Tenlo por seguro. El asunto es que estas cosas siempre pasan cuando menos te las esperas. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Puff, menos mal, que no me imagino cantando a todo pulmón y con sentimiento "...traían las llantas del carro repletas de hierba mala" o algo por el estilo, Jajaja.

    Yo es que ya no sé ni lo que quiero. Pero bueno, tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...