miércoles, 15 de agosto de 2012

Es como olvidar la letra de tu canción favorita...



Y yo que pensé que nunca iba a dejar de quererte. La idea de que este amor que te he tenido durante estos casi cuatro años dejara de ser, parecía imposible, me resultaba tremendamente dolorosa, y sin embargo, lo presiento, estoy sobre esa delgada línea que separa el "eres alguien importante en mi vida" del "Sé que alguna vez sentí algo por ti, pero aunque recuerdo tu rostro, ya no logro recordar qué", es una especie de sensación, que como dice Regina Spektor, "es como olvidar la letra de tu canción favorita..."

Me doy cuenta que esta vez no es como otras veces en que ha sido falsa alarma, en que cuando cuando he creído que ya no me dolías, que ya estaba preparada para irme, ahí estaba mi corazón jugándome una mala pasada, latiendo de nuevo aceleradamente sólo con oír tu voz, ahí estaba yo otra vez sonriendo ilusionada, sintiéndome plena, rebozando alegría porque tú estabas ahí, conmigo, y nuevamente me daba cuenta que ese "estoy preparada para decir adiós" era solamente una manera de protegerme, de poder tolerar las noches en que te extrañaba, en que me embargaba la rabia o el llanto porque habíamos discutido o simplemente porque me resultaba desolador el hecho de que no pudiéramos estar juntos o porque estábamos tan bien que era doloroso no vivir esto a plenitud. Pero ahora, es que te he visto y no he sentido nada, ni un sobresalto, ni alegría, ni ternura, ni rabia, ni decepción, ni tristeza, ni siquiera interés. Veía tu rostro, tu sonrisa, tu piel, tu cuerpo y quise evocar esas emociones que todavía hace unos cuantos meses despertabas en mi, pero no lo logré, y no es que te me hayas convertido en sapo, porque aun me sigues pareciendo un ser humano maravilloso, a pesar de los defectos que puedas tener para mí sigues siendo la misma encantadora persona de la que un día me enamoré, te sigo admirando y hasta creo que podría enamorarme de ti una y otra vez, porque tú posees todo eso que yo busco en una persona, pero aunque aún me agradas, aunque todavía me interesa hablar contigo, siento que ya no mueves mi interior, ya no detienes el tiempo y todo a mi alrededor, es como si de pronto te me hubieras vuelto un desconocido, alguien ajeno, un cualquiera sin rostro, sin nombre, sin pasado, sin vínculo alguno conmigo, veo tu rostro y logro esbozar vagamente un recuerdo, sé que yo he adorado ese rostro, que he estado loca de amor por esa sonrisa, pero pareciera que no eres tú ese a quien yo he querido así, sigues siendo el mismo, me doy cuenta de ello, pero ya no logro sentirte.

Se que te estoy olvidando porque ya no me interesa lo que sientes por mi, ni lo que piensas sobre mí, ni explicarte lo que siento, que puedas mal interpretar mis palabras ni deseo averiguar qué hay detrás de las tuyas, ya no eres para mi ese laberinto indescifrable que muero por descubrir, tus palabras y acciones me parecen repetitivas, es como si de pronto todo lo que me dijeras o hicieras fuera algo que hubiera estado viendo por siglos sin parar, es una especie de hastío porque ya sé lo que viene después y la sola idea de volver a pasar por las mismas situaciones una y otra vez, sostener el mismo esquema de conversación, las mismas discusiones, la misma dinámica de "hoy te adoro, mañana nos enojamos, pasado te ignoro tratando de fingir que no siento nada por ti, al siguiente te pido disculpas y te vuelvo a adorar hasta que otra vez algo pase" ya no van conmigo, nunca ha ido pero ahora es que ya no quiero tolerarlo, me parece tan inmaduro, y se que tú y yo no somos así, que esto es algo que nos ha rebasado y nos ha convertido en personas que no somos, sé que esto así como se ha dado es lo que nos ha puesto en esta situación, y ahora entiendo porque pasó lo que pasó, ahora entiendo tus palabras "es que era algo insano para los dos, pero lo peor es que yo estaba a gusto con ello, por eso lo tuve que cortar así, buscaba que tú me repudiaras porque yo no podía hacerlo", porque ahora es eso precisamente lo que me pasa a mí, pero es más que eso, no es solo la rutina en que nos hemos involucrado, ni que haya dejado de quererte totalmente, me sigue importando lo que te pasa, me sigo preocupando por ti, aun quisiera ayudarte, evitar que lo pasaras mal, apoyarte para que pudieras conseguir tus sueños, pero es un aprecio como ser humano, por el recuerdo de lo que has significado para mí,  sin embargo ahora mismo no siento nada más, es como si de tanto despedirnos mi capacidad para añorarte se hubiera dañado, es como si ese sube y baja emocional hubiera terminado por romper algo en mi interior, y supongo que así ha sido, me ha dolido tanto esta situación, el no poder estar juntos, la facilidad con que las cosas se ponían endiabladamente mal y luego pasar a estar bien y sentir que todo era posible, que supongo que como medida de autoprotección  mi corazón ha desterrado cualquier sentimiento por ti para poder continuar...o tal vez es que ya se ha cansado de nadar contra corriente o que me he dado cuenta que por muy bonito que esto sea, el amor es mucho más y que yo me merezco experimentarlo.


Y es triste...es triste que las cosas sean así, que este amor haya surgido en las condiciones más adversas, porque sé que bajo otras circunstancias habría sido grandioso, pues pese a todo lo que había en contra logró permanecer vivo durante todos estos años, te quise y creo que tú también me quisiste, pero le conferimos demasiados superpoderes a este amor y lo desgastamos. Es triste pensar que necesitaba tan poco para convertirse en algo maravilloso, que era tan fácil cuando tú y yo éramos realmente tú y yo y nos dejábamos de tonterías...quizás podría sanarse, quizás no estaría condenado al olvido, pero bajo las condiciones actuales lo mejor es dejarlo así; yo estoy agotada, y ya no me quedan argumentos para quedarme, ni deseos de mantener este cariño. Se me quedan muchas cosas por decir, muchos sentimientos guardados pero ninguno que sugiera la idea de que me voy dolida o que te guardo rencor, ni siquiera con una sensación de derrota, supongo que simplemente he terminado por aceptar que no tengo las armas para cambiar esta historia, que no lo puedo todo y que lo más sensato es dejar de intentar cambiar el ritmo natural con que gira el mundo, me quedan también muchas noches de desvelo escribiendo sin parar tratando de poner en claro mis pensamientos, me quedan muchos escritos, unos tristes, otros alegres, unos llenos de ilusión, otros de rabia que quizás nunca lleguen a ver la luz, que quizás tú nunca leerás porque finalmente lo que tenía que decirte ya lo sabes. Me quedan además toda tu dulzura, tus enseñanzas, tu cariño, tú amistad, las noches compartidas, las risas, y si, ese mi amor de película aunque sin final feliz. No hay dolor, no hay llanto, solo ese deseo persistente en mi interior de que esta vez sea la defintiva, que realmente sea el adiós para mí, porque ya no quiero extrañarte.

11 comentarios:

  1. Hay veces en que, por más que duela, no podemos hacer otra cosa que pasar página. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué difícil es hacerse a la idea, a veces uno lo saba, está plenamente consciente de la necesidad de hacerlo, pero decidirse es otro cantar.

      Eliminar
  2. Cuando llega la hora del adios hay que darlo, empeza a olvidar en bueno
    Profunda entrada llena de nostalgia y sentimientos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo el tiempo dirá si esto fue realmente un adios definitivo a ese sentimiento o solo otra falsa alarma.

      Eliminar
  3. Me siento plenamente identificado. Hay historias que están destinadas a no acabar bien (o a acabar, sencillamente) pero duele saber que durante un tiempo todo parecía posible, todo era perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a veces las historias se terminan no porque la persona haya resultado decepcionante o porque se haya convertido en el malo de la película, sino simplemente porque uno cambia, y los caminos ya no son compatibles o porque aún habiendo cariño, a pesar de intentarlo y desearlo, hay circunstancias ajenas que terminan pesando más. Hay quienes dicen que si uno no es capaz de franquear esas dificultades no es amor verdadero, yo creo que si puede serlo, solo que a veces uno no está preparado para ese amor porque tiene pendientes personales que resolver y que el tiempo dirá la última palabra. En mi caso siento un poco de melancolía por lo que fue y pudo haber sido, pero también siento que estoy lista para tomar otro camino.

      Eliminar
    2. Tus palabras son las mías al 100%. Queda claro que hemos vivido algo muy similar. :-)

      Eliminar
  4. Tu post es muy parecido al mío último. Como dices es muy difícil dar el paso, pero creo que con el tiempo, todos cambiamos, y eso, por fuerza mayor, también pasa factura en nuestras relaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dificil es hacer que nuestras emociones acaten lo que nos dicta la razón.

      Eliminar
  5. *y yo que pensé que nunca iba a dejar de quererte* que forma de empezar eh has sabido cautivarme, saludos

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...