sábado, 15 de octubre de 2011

My Little Prince


"Mi rosa perfumaba mi planeta, pero yo no era capaz de darme cuenta de ello..."

Muchas veces dije que no te quería. Durante todo este tiempo me convencí de que era así, que no eras para mi, que no hacías falta en mi vida para sentirme plena, que podía vivir sin tí. Pensé que aún no estaba preparada, que no era suficientemente buena para ti, porque aún era egoista, porque a penas estaba aprendiendo a hacerme cargo de mi vida como para dejar entrar a alguien más, como para dejarte entrar a ti, porque no tenía el instinto para ser lo que tú necesitabas, la que merecías, porque no me hacías ilusión y a veces, hasta era un alivio esa posibilidad latente de que nunca llegaras a mi vida,  porque no estaba segura de poder amarte incondicionalmente, al punto de ser capaz de dar mi vida a cambio de la tuya, de aceptarte con todas tus circunstancias, con todas tus consecuencias. 

No deseaba que fueras solo un recurso para aliviar mi soledad, pues pensaba que no darte la oportunidad de vivirlo todo, de tenerlo todo, habría sido muy egoista de mi parte, que tú tenías el derecho a llegar a un sitio donde realmente te esperaran con alegría, donde fueras una bendición y no una carga, que tenías derecho a recibir amor por partida doble, que necesitabas a dos, a dos que se amaran y supieran realmente valorarte, compartirte ese amor, y yo... sigo siendo sólo yo... Por eso siempre fuiste solo una posibilidad en un futuro muy lejano, aunque a decir verdad, nunca tuviste una verdadera oportunidad de llegar a mi vida...si acaso un 50%, pero a pesar de ello, aún era mi elección,  tal vez con el tiempo las circunstancias cambiarían y yo también cambiaría de opinión.

Y ahora que sé que no podrás ser, que definitivamente nunca podre vivir esa experiencia, no sé como sentirme, aún no decido si te quería o no te quería, si ibas a complicarme la vida o hacerla más interesante, si pintarías mi mundo de gris o contigo pasaría del blanco y negro al color, si me dueles ahora o lo harás más tarde cuando llegue a ese punto de mi vida, solo sé que no tuve tiempo ni oportunidad de averiguarlo...tal vez un día, cuando menos me lo espere, te aferrarás a ese 6% y volverás en otro cuerpo, con otro rostro, y tal vez entonces podré decirte que todo era mentira, que siempre te quise, pero tenía mucho miedo de quererte tanto y fallarte...

...pero si nunca llegas, quiero que sepas que me harás falta, que echaré de menos tu sonrisa, tu mirada y hasta lo que me habrías hecho rabiar.

"Nuevamente me sentí helado por el sentimiento de lo irreparable.
 Y comprendí que no soportaba la idea de no oír nunca más esa risa,
 que era para mí como una fuente en el desierto.
- Hombrecito, quiero seguir escuchando tu risa...
- Cuando mires el cielo por la noche, dado que yo estaré en una de ellas,
dado que yo reiré en una de ellas, entonces será para ti
 como si rieran todas las estrellas. Tú tendrás estrellas que saben reír !
Y cuando te hayas consolado (uno siempre termina por consolarse)
 te alegrarás de haberme conocido."  

[...te habrías llamado Dani o Valeria]

4 comentarios:

  1. Que dificil es no equivocarse!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. En realidad lo difícil es que toda tu vida pienses que no quieres algo y cuando te dicen que nunca podrá ser, que nunca podrás vivir esa experiencia darte cuenta que si querias solo tenías miedo de desearlo y que muy en el fondo si te hacía ilusión que algún día sucediera. Pero bueno, así es la vida.

    ResponderEliminar
  4. Dios nunca se equivoca en sus decisiones a veces no entendemos porque pasan las cosas pero todo tiene un porque y algun dia nos enteraremos porque. Un abrazo fuerte Animo!!!!! Y ten fe porque Dios no nos abandona =)

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...