jueves, 7 de abril de 2011

La vida es una fiesta...y no se acaba hasta que la gorda cante.


“Siempre quieres parecerte a tantas cosas que no eres…” dice la canción "Te necesito" de Hombres G, y ese primer verso  me viene a la mente cada vez que pienso en el concepto que hasta hace algunos años tenía sobre la felicidad…no es que quisera "viajar en autos deportivos o acostarme con mujeres", porque de los autos deportivos paso, me parecen diseñados exclusivamente para llamar la atención, para acariciar el ego de un dueño desesperado por gritarle al mundo "Hey, aquí estoy, vean lo exitoso, genial y atractivo que soy", quizás lo digo porque nunca me he subido a uno o porque no creo poder costeármelo, quizás si me lo obsequieran pensaría distinto, pero por el momento, paso... y lo de acostarme con mujeres...bueno, nunca me lo había planteado, pero hasta el dia de hoy mamá puede seguir tranquila,jeje pues  me gusta ser una chica, pero no me gustan las chicas, asi que tampoco se debía a eso, sino a que caí en cuenta que tengo una tendencia natural  a soñar, a fantasear demasiado, tanto que me había hecho una imagen tan detallada  de cómo tenían que ser las cosas en mi vida perfecta, que  si la realidad no se ajustaba a esa imagen, no consideraba que había alcanzado la felicidad.

De cierta manera me volví un tanto controladora, en el sentido de que siempre esperaba mucho de las personas. Digamos que me sentía un poco como la guionista de la película de mi vida, queriendo que los demás siguieran mis textos a pie juntillas y no daba espacio para improvisar. Se trataba de: "deberían amarme de esta manera, decir estas palabras, hacer tales cosa por mi, reaccionar de esta manera,  la vida tendría que haberme dado esto, haberse desarrollado así, etc, etc." Y aunque como dice un poema que me encanta, somos arquitectos de nuestro propio destino, creo que cuando uno se empeña en tener el control absoluto, todo se sale de control, porque la vida no tiene guión, se va improvisando la mayor parte del tiempo, ajustándose a las circunstancias, y si bien es cierto que es conveniente tener un plan sobre más o menos qué se quiere hacer a largo plazo, este debe ser flexible, porque es la ley de la vida: "adaptarse o morir".

Vivir es quizás comparable a una fiesta, se piensa en los detalles, en el tipo de fiesta que se quiere dar, a quiénes se quiere invitar  para compartir ese momento (porque también es cierto que sin otras personas no hay fiesta), se piensa en el banquete, en el salón, en los regalos, en los recuerdos, cómo se quiere ir vestido, etc., incluso hasta se busca ayuda para lograr que sea lo más parecida a como se imaginó, pero hay muchas cosas que pueden salir mal;  gente que no acepta tu invitación, gente con la que contabas que a última hora te falla, gente deseada o indeseaba que no esperabas se presentara, el clima que no te ayuda, el dinero que no te alzanza, los encargados que te quedan mal, etc. En fin, que al final, una fiesta puede ser un éxito total o un rotundo fracaso, todo depende de la capacidad de improvisación  que se tenga ante los imprevistos que puedan surgir, pero sobre todo de la actitud que se adopte ante ellos. Se trata de elegir entre volverse un energumeno, tirar la toalla y cancelar todo para terminar encerrada en la habitación refunfuñando y llorando amargamente por todo lo que ha salido mal, o relajarse para dejarse llevar y aceptar que aunque no todo es como uno lo imaginó, lo importante es que se tienen motivos para celebrar y personas con quienes hacerlo, que hay que dejarse llevar por la vida, porque ésta siempre nos sorprende, y muchas veces todo puede resultar, incluso mucho mejor de lo que nosotros esperábamos.

 Hace poco leí algo respecto a que no se deben forzar las situaciones; que a las cosas que realmente importan se les debe dar su tiempo, dejar que ocurran cuando deban de ocurrir, que todo tiene su momento, mientras tanto hay que  vivir el presente sin aferrarse tanto, porque como dijo John  Lennon:  "La vida es lo que sucede mientras hacemos planes", y en la medida que dejemos la vida fluir, encontraremos la felicidad. 

Comencé a pensar en lo que realmente me hace feliz y me di cuenta que disfrutar el día a día, despertarme e ir a trabajar, convivir con mis verdaderos amigos, sentir el cariño de "mis niños", tener un trabajo que me gusta lo suficiente como para hacerme olvidar los problemas personales o para que no me importe dedicarle mis noches de sueño si es necesario,  la caótica y maravillosa vida en familia, la rutina que no necesariamente debe interpretarse como algo tedioso, el hecho de poder hacer de mi vida un cacahuate, la posibilidad para elegir hacer algo sólo porque quiero y no porque debo, que mi única responsabilidad después del trabajo sea pensar si quiero pasar la tarde en casa o salir a dar la vuelta, poder disfrutar de mis momentos a solas sin necesitar todo el tiempo a alguien que me haga compañia…ser libre, ser autosuficiente, tener espacio y tiempo sólo para mí, pero sin llegar a ser una ermitaña que no soporta otra compañía, eso es lo que me hace feliz.

Es verdad que mi vida no es una aventura diaria. Si, a veces pienso que le hace falta un poco más de diversión, un poco más de emoción, un poco más de actividades fuera de casa y un poco menos de sofá. Si, es cierto que a veces no deseo levantarme e ir a trabajar, que a veces las personas a mi alrededor me molestan, me hacen perder la paciencia a un punto tal que quisiera darles unas cuantas vueltecitas...pero de cuello, plantarle unos cuantos zapes para que dejen de ser tan...gillipollas (jeje). Que a veces me hieren, me lastiman, que  hay días en que la soledad me pasa factura haciéndome sentir que algo falta en mi vida, que a veces  la imagen en el espejo no me gusta tanto.  Si, a veces me impogo resposabilidades que no me corresponden y tiendo a cargar con el peso del mundo encima, aun grado que termino con la sensación de que todos esperan algo de mi  pero me dejan como náufrago en altamar cuando más los necesito. Si, a veces la vida se me vuelve  tan complicada, tan cruel, tan difícil, tan "perra", que echa por tierra todo mi equilibrio, todas mi buenas intenciones, todo lo aprendido y  vuelve a mí ese instinto de supervivencia que me dice que sea egoísta, que no entregue mi corazón por completo, porque se irán y me dejarán destrozada, porque volverán a dejar mi vida que ahora esta ordenada hecha un  caos … y siento necesidad de levantar nuevamente muros a mi alrededor, de volver a ser dura, indiferente y distante…pero Sabelotodo tiene razón, debo encontrar el equilibrio, aprender a vivir el momento, disfrutarlo, a no dejarme invadir por el temor. Es verdad que las cosas me afectan más de lo que demuestro, que quiero más de lo reconozco,  pero soy consciente de que no puedo andar por la vida con los sentimientos a flor de piel y aunque a veces necesito construirme un refugio, una muralla... aun recuerdo lo que él dijo: “No debería existir, prométeme que nunca más volverás a construirla,  pero si sientes que lo necesitas, que no sea tan alta que no  deje entrar a nadie, que sea sólo 1 de 1000 quien no entre, pero deja entrar a los otros 999…no permitas que el temor a salir herida te detenga, tú entrega lo mejor de ti. Al final, si esa persona te miente, te lastima o no resulta lo que esperabas, el idiota será él, porque tú habrás dado lo mejor de ti y esa será tu mayor satisfacción".

Hoy me siento bien, renovada, quiero que mi vida pueda definirse por lo que fui antes de y después de aquello… 2009 fue un año interesante,  maravilloso,  inolvidable, lleno de sueños, de ilusiones, de proyectos, de amor, un año que cambió mi vida, pero también de intenso aprendizaje, de ajustes, de ceder parte de mi espacio, de aprender a convivir con la familia, de introspección, de no quedarse como alguien muy querido dijo: “en el pensamiento del sueño de la intención del intento”. 2010 fue un año de renovación, de comenzar de nuevo, un año de borrón y cuenta nueva, de equilibrio, de entender, de perdonar y dejar ir, de una profunda introspección para saber quién importa, quién nunca importó, quién no importa más y quien siempre importará…un año de aprender sobre la resiliencia.

Hoy, apesar estar pasando por momentos sumamente dificiles, de esos que te cambian, que marcan un antes y un después en tu vida, de esos que ponen a prueba el material del que estás hecho, lejos de sentirme debilitada, confundida, perdida, es cuando más segura estoy de quien soy; de lo que quiero, de mi fortaleza, de mi capacidad para enfrentar la vida sin endurecerme o desmoronarme ante las adversidades.  Siento que comienzo a ser realmente feliz, no con esa felicidad falsa de las películas o los cuentos de hadas, sino la felicidad de la vida cotidiana. No es que ahora ande por la vida con una sonrisa de “únete a los optimistas”, pero gracias a Sabelotodo y por supuesto, a esa chica en el espejo que siempre me habla con franqueza, estoy aprendiendo a no ver la vida con una óptica fatalista o de víctima de las circunstancias, a dejar de pensar ¿Por qué me pasa esto a mi? y enfrentarme a los problemas de manera , quizás torpe, despreocupada, egoista e inconcienciente como Homero Simpson (jeje), pero donde puedo darme espacio para reconocer y  reaccionar a mis sentimientos, asustarme, preocuparme, enojarme, vociferar, sentir  envidia, rencor, dolor, angustia, autocompación,  llorar, lamerme las heridas si, pero luego levantarme, sacudirme el polvo y pensar: "Ok, respira, relájate y pensemos en soluciones,  que la vida es bella y esto no se acaba hasta que la gorda cante" o como diría Scarlett O'Hara de Lo que el viento se llevó "Al fin y al cabo, mañana será otro día".

Esta es una canción que me parece muy simpática y adecuada para esta entrada, porque creo que esa es la visión que uno debe tratar de conservar de la vida, verla a través de la mirada curiosa, inocente, divertida y despreocupada de Timón y Pumba, dejar el pasado atrás y cantar: "Hakuna matata, una forma de ser,  hakuna matata, nada que temer. Sin preocuparse (tanto) es como hay que vivir..."



4 comentarios:

  1. Hoy vuelvo a tener un hueco para leerte. Ayer me quedé con ganas de más, pero por motivos de trabajo no podría haber "leido" más entradas... jeje Leido por encima sí, pero "leido" no!! Pienso que todo cambio es dificil, pero hay algunos que vemos "positivos" y otros, quizás en el momento, "negativos". Supongo que solo las personas "con algo más" (algo más de cabeza, algo más de sentimientos, de cordura, de autocrítica...) saben sacar de esos momentos duros, algo que les servirá mucho más adelante: conocimiento. No como los típicos tópicos de "conocerse mejor", o el "cosas de la vida"... no!! conocimiento de uno mismo, el saber que necesita cada uno para vivir la vida siendo lo más feliz posible, o durante los periodos más largos posibles.... (mal tostón te estoy pegando!! jejej... perdona!!). A ratitos sabes que... te leo.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que eso, cuando decidimos estar más abiertos a improvisar y a dejar de seguir el libreto que nos hemos trazado en la mente, es cuando podemos apreciar mejor lo que tenemos a nuestro alrededor y aprendemos a construir nuestra felicidad con ello, pasa como en las manualidades, cuando disponemos de pocos materiales muchas veces los resultados son mejores, todo depende de la creatividad que mostremos. De nuevo gracias por leerme, me encanta que comentes porque es una manera de conocer otros puntos de vista o sentirse identificado con alguien más, así que yo encantada de que me visites cuando quieras.

    ResponderEliminar
  3. jejeje me ha gustado tu frase:"pasa como en las manualidades, cuando disponemos de pocos materiales muchas veces los resultados son mejores". Quizás no mejores,... pero no perdemos el tiempo "pensando" en que podría gastar o que no... ¿cúantas veces actualizamos un programa (Photoshop, Word,...) sin saber utilizar realmente el que tenemos?... claro, pero como tiene unas herramientas tan "chulas", o parece que si no "nos actualizamos" no estamos a la última o no entendamos del tema... Sabes que: este fin de semana me centraré en "crear" con pocas herramientas (o materiales como tú dices... :p)... veremos que sale!!! ¿Sabes para que creo que sirve también buscar más "materiales"? para dejar pasar el tiempo por miedo a vivir, a crear, a hacer... es más fácil quejarse diciendo: "uyyy.... es que me falta esto... o lo otro...". Estamos tan acostumbrados a excusarnos... pero tan poco puestos a intentar "crear". Mira, hoy he sacado algo muy bueno de tu blog. No tengo premios para darte, jeje... pero que sepas que el intento de "crear" de este fin de semana, será gracias a tu comentario... Te leo.
    P.D. Enhorabuena por tu premio, celébralo! como quieras... pero celébralo!! ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias, espero que tengas un buen fin de semana...y a ver si me leo y me hago más caso yo tb, jejeje.

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...