jueves, 11 de septiembre de 2014

Isabel

¡Niña tonta! ¿Qué no sabías lo mucho que todos te queríamos? ¿Lo valiosa e importante que eras? ¿No sabías todo lo que habíamos soñado para ti? ¿Por qué no pensaste en el vacío que dejarías, en el dolor que tu ausencia nos causaría? Estoy tan enojada contigo ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¡Maldita sea! ¿Por qué?  ¿Cómo que la vida no tiene sentido? ¡Cómo demonios no va a tenerlo!  Si lo tenías todo para labrarte una maravillosa vida: Inteligencia, belleza, salud, amigos, juventud, y lo más importante, unos padres amorosos y una familia con la que siempre podías contar.
 
¡¡Cómo no va tener sentido la vida si apenas tenías 14 años!! ¡Si no conocías casi nada de ella!¡Dios, si allá afuera había un mundo maravilloso que a penas estabas descubriendo, si lo que conocías, lo que habías vivido era solo una pequeñísima parte y lo mejor estaba por llegar!
 
No sabes el dolor que siento al pensar en la desesperación, el vacío o la enorme tristeza que debiste de haber albergado en tu corazón para tomar una decisión como esa. No puedo imaginar qué puede orillar a alguien tan joven como tú a dañarse de esa forma, a rendirse así ante la vida. Me parece tan difícil de creerlo, siento como si esa llamada que no cesa de martillar en mi cabeza fuera  solo el vago recuerdo de una pesadilla, que no es verdad, que he entendido mal, que cuando vaya a visitarlos saldrás a recibirme como siempre...pero luego tengo esta sensación vértigo y me doy cuenta que todo es real y los recuerdos se me agolpan y de nuevo otra vez se me hace imposible de creer que tú, precisamente tú, has tomado esa decisión. No paro de pensar en que tal vez solo fue un arrebato y en el último minuto te arrepentiste... pensarlo me duele demasiado, porque estoy convencida de que no es algo que hayas estado considerando mucho tiempo atrás. Es que no comprendo cómo has podido pensar en hacer algo así, en ese mundo tan ajeno a la crudeza de la vida como el que vivías ¿Por qué? ¿Por qué ¿Por qué? ¡Qué difícil es aceptar algo que no se comprende!
 
Si tan solo te hubieras acercado a alguien te habrías dado cuenta que aunque la vida a veces se torna difícil vale la pena vivirla, que lo que hoy parece gravísimo con el paso del tiempo uno descubre que no lo era tanto, que lo que parece que no tiene solución, cuando pedimos ayuda suele resolverse con facilidad,  que cualquier herida, incluso las que provoca el desamor, terminan por sanar con el paso del tiempo, que a veces, cuando el peso de la vida resulta demasiado difícil de sobrellevar uno solo tiene que parar a descansar pero jamás rendirse. Mi niña, si tan solo te hubieras acercado a tus padres, a tus tíos, primas, amigos, a mi, a todos los que te queríamos te habrías dado cuenta que tu vida era demasiado valiosa como para truncarla como lo has hecho.  
 
 No puedo dejar de pensar en todo lo que no vas a conocer, en todo lo que no vas a experimentar, en todas las primeras veces que todos hemos vivido y viviremos y que tú te perderás.
 
 Nos has  dejado a todos con un gran dolor en el alma y tratando de recordar  la última vez contigo: la última vez que te vi, la última vez que te dije algo, el último obsequio, el ultimo abrazo que te di, el último pensamiento que te dediqué antes de saberlo. Jamás, ni en mil años se me habría ocurrido que sería la última vez.
  
Mi querida Isabel, te voy a echar mucho de menos. Ahora quién nos volverá locos con su parloteo o nos aturdirá con su música, quién molestará a tu querido hermano, quien nos hará reír con sus ocurrencias o nos contagiará con su risa, con quién compartiré mi amor por lo gatos, quién esperará ansiosa mi llegada para ver que obsequio le he llevado. Niña vanidosa, niña coqueta, niña bonita, aunque a veces no te entendía, aunque a veces era evidente la brecha generacional, yo te quería y sé que eso lo sabías, lo que  quizás no sabías era que al marcharte te llevaste contigo, la luz, la alegría y un pedazo de nuestro corazón.

5 comentarios:

  1. Cariño, Isabel no era tonta ni insensata; simplemente, en ese momento no era ella y tuvo el infortunio de que nadie estuviera cerca en el preciso instante.
    No nos podemos imaginar la desesperación que tuvo que sentir para hacer algo así.
    Lo siento muchísimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Lo sé, "niña tonta" es solo un expresión de cariño

    ResponderEliminar
  3. Acabo de llegar a tu blog, me gusta... prometo volver.

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...