jueves, 15 de noviembre de 2012

Carta cursi para mi amigo Mikel*

Querido Mikel:

¿Sabes una cosa? Ya no se pueden enviar besos por hotmail: el archivo pesa tanto que resulta imposible hacerlo sin que los tipos de MSN enloquezcan. Hace unos meses, cuando me llegó tu último mail, los administradores me enviaron también una notificación que con un tono muy severo decía:

"Estimada Srita. Atenea:

Hemos observado tráfico inusual en su cuenta de correo. Nuestros sistemas nos alertan que se han estado enviando y recibiendo e-mails de la dirección mikel********@hotmail.com tan extensos que han saturado nuestros servidores dejándolos casi inoperantes, a tal grado que nos hemos visto obligados a cerrar Window Live Messenger para seguir brindando nuestros servicios en Hotmail, por esta razón, y ante la posibilidad de daños mayores a la plataforma, debemos advertirle que de continuar dicha conducta, nos veremos en la necesidad de cancelar su cuenta de correo." 

Debo confesar que ante tal advertencia, me quedé sumamente preocupada. Mi respuesta, por supuesto no se hizo esperar. Rápidamente mandé un mensaje para tratar de persuadirlos de semejante disparate, solicitándoles una videoconferencia (estos asuntos es mejor tratarlos mirando a la cara para resultar más contundente):

-Por favor, señores administradores de MSN- les dije en tono más que suplicante (tendrías que haberme visto arrodillándome ante esos señores serios de traje y corbata y poniendo ojitos de Gato con Botas para tratar de conmoverlos, un cuadro muy bonito, te lo aseguro) -¡Perdónenme por esta vez! Lamento los estragos que les hemos causado, mi amigo y yo no sabíamos que nos habíamos excedido, pero deben saber que ha sido sin malicia, es sólo que este amigo ahora mismo no se encuentra muy bien y mandarle millones de besos, abrazos y apapachos es mi única manera de consolarlo... saben, es que mi amigo vive al otro lado del océano, en España, para ser más precisa.

-Ah, ¿con que un amigo español?-gruñeron ellos-¿no pudo usted buscarse un amigo de un lugar más cercano, como por ejemplo de Tombuctú? 

-Bueno, supongo que es más difícil llegar aTombuctú, xD...además, uno se encariña con las personas, no con sus orígenes, cuando uno quiere a alguien, lo mismo puede ser de España, que de Tombuctú o la Luna...


-¿La luna?¡Señorita, por el amor de Dios, no nos diga que usted tiene amigos en la Luna, que nos arruina, ya le digo, que nos arruina!


-Bueno, en la luna, la luna no...¡pero tengo una gatita que se llama Luna!xD.

- Ah, pero ¿es que a usted le parece gracioso colapsar nuestros sistemas? ¡Es que esta juventud de ahora está muy desorientada! A ver dígame ¿Qué necesidad hay de irse a buscar amigos tan lejos?- me dijo uno de esos señores casi vociferando- pero claro, es que se sienten tan internacionales y por eso luego pasa lo que pasa, comienzan con un mensaje, luego dos, y así, hasta que terminan saturando el sistema ¡inconscientes, más que inconscientes! - agrego al tiempo que se ponía rojo como un tomate.

-¡Pero oiga,que ya le he dicho que fue sin querer!- Le dije en tono de protesta.



-¡Sin querer, sin querer! Si es que todo lo hacen así, sin pensar en las consecuencias, pero ya ve los estragos que han causado usted y su amigo. Y a todo esto, sigo sin entender qué tienen de especial los amigos españoles esos, que siempre nos andan causando este tipo de problemas, y las chicas ¡Ay, las chicas! ¡esas son las peores!

-¡Oiga! ¿y qué tiene usted en contra de los españoles?


-¡No, en contra de ellos nada!Lo mismo da que sean italianos, ingleses o franceses, quiero decir qué tienen de bueno los amigos que mandan e-mails tan pesados.

-La verdad, mucho. Mi amigo por ejemplo, en muy cariñoso, sabe escuchar, siempre pone atención a lo que le cuento, se preocupa cuando algo me preocupa, me da consejos, me ánima cuando paso por momentos difíciles, y si por alguna razón me ausento por muchos días, siempre me escribe para saber si estoy bien o para decirme que ha pensado en mi y que me extraña...¿saben? a uno le gusta saber que alguien le extraña. Si, es verdad que sus mails son pesados, pero es sólo porque vienen cargados de besos, abrazos, apapachos y carantoñas que me regala siempre para alegrarme el día, además de miles de sueños, proyectos, confesiones, alegrías, y claro, a veces también de pesares, porque los amigos comparten todo, tanto lo bueno como lo malo, como ahora, que él está pasando por un mal momento y ha escrito para contarme, para desahogarse, para que yo le dé mi opinión. A mi me gusta leer todo lo que me escribe, hacerle sentir que cuenta conmigo, por eso escribimos tanto, porque es la única manera de expresar todo este cariño...pero ahora que ustedes están pensando en dejarnos incomunicados, ya no se que va a pasar -dije con un dejo de tristeza, casi a punto de llorar. 

-¡Ejem! -Dijeron conmovidos, al tiempo que se aclaraban un poco la garganta- Bueno, señorita, no se ponga triste, tampoco hay que ser tan drásticos, claro que puede usted seguir escribiendo mails, sólo procure que no sean muchos, al menos, no de este amigo, que lo conocemos bien y es bastante malo, no es la primera vez que nos ocasiona estos problemas, tiene la mala costumbre de enviar siempre este tipo de obsequios a sus contactos.

¿Verdad que no es cierto? no creo que te hayan visto siquiera. Y tú no eres malo, ni envías besos, abrazos y apapachos a cualquiera, ¿o sí?

Con todo, les prometí que nos escribiremos muy poco.

- “Sólo dos mil cuatrocientos setenta y cinco e-mails”- les dije.

-¡Ah!- respondieron todos al unísono- si son TAN POCOS no tiene importancia. Lo que nosotros quisimos decir, es que no escribiesen MUCHOS.

¿Ahora entiendes porque has sabido poco de mi durante estos meses? Ya ves, a partir de ahora tendrás que llevar la cuenta y, cuando lleguemos a los dos mil cuatrocientas setenta y cinco mails, no nos escribiéremos más... a menos que los señores de MSN nos den permiso.

Bueno querido amigo, ha llegado el momento de decirte adiós, deseo que te encuentres mejor. Recibe muchos besos, abrazos y apapachos, eso si, lights, para no enfadar a los señores de MSN.


                                  Con mucho cariño
                                                             Tu querida amiga
                                                                                        Valeria





*Esta es una imitación de una carta de Lewis Carroll a su amiga Gertrude, que si alguien no la conoce y quiere leerla puede encontrarla aquí.





4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La verdad es que me divertí mucho haciéndola, esa carta de Lewis Carroll siempre me ha fascinado, desde que la leí por primera vez en uno de mis libros de texto de 6° grado.

      Eliminar
  2. Vaya, parece que no se publicó mi comentario. Decía que no conocía la carta original y que me había gustado mucho el toque tecnológico que le habías dado. Jajaja. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, Valeria. Modernizando los clásicos, xD. Besos.

    ResponderEliminar

QUEDA ESTRICTAMENTE PROHIBIDO COMENTAR EN ESTE BLOG.
¡Hey! Pero ¿Qué hace? ¡Oiga! ¡alto! ¿Acaso no ha leído la advertencia? ¡Gente! Nunca leen las letras pequeñas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...